• El robot asistente, tiene un valor de 35 mil dólares; sin embargo los clientes lo catalogaron como completamente “inútil” pues escandaliza sin cesar si las cosas no están en su lugar

Las tiendas estadounidenses Stop & Shop colocaron asistentes robóticos en sus sucursales llamados Marty, provocando una sensación entre los clientes; sin embargo, han demostrado que las máquinas aún no son la mejor opción.

De acuerdo con clientes y personal de las tiendas, los Martys son más molestos que una verdadera ayuda, ya que escandalizan más cuando algo está desacomodado o fuera de su lugar.

Al respecto, la periodista Nicole Galucci informó en Mashable que el robot está diseñado para advertir sobre todo riesgo que pueda presentarse en la tienda, como líquidos derramados o basura dispersa.

 

 

El nuevo robot tiene el trabajo de conducir a los clientes por la tienda; sin embargo, tan pronto como ve algo fuera de su lugar o tirado en el piso, Marty enloquece.

Comienza lanzar advertencias a todos a su alrededor, en inglés y español, diciendo que ha descubierto un peligro para todos.

También te puede interesar: Un robot logró escribir un libro completo sobre “baterías de litio”

Esto provoca que los clientes se asusten y tengan una mala experiencia en la tienda.

Debido a esto, tanto Galucci como otros clientes, catalogaron a Marty como totalmente “inútil”.

 

Robots asistentes histéricos

El gran problema es que se queda atorado cerca de cualquier artículo y grita sin cesar sobre un supuesto peligro en la tienda, incluso si se trata de un pequeño limón tirado en el suelo.

Por su parte, el personal de la tienda se queja de que el robot, creado como una opción para ahorrarles tiempo, les hace correr constantemente para verificar los supuestos peligros.

Tras la aparición de Marty en las tiendas de Stop & Shop, los clientes procedieron a subir todo tipo de comentarios en las redes sociales.

“El otro día, en Stop & Shop escuchamos a un robot amigable con ojos saltones que advirtió (en dos idiomas) sobre un peligro detectado. Nos atrevimos a estudiar ese peligro: ¡era una tapa de botella!”, escribió una usuaria.