Científicos japoneses lograron crear lo que llaman el primer cráter artificial en un asteroide con la sonda Hayabusa2. Esto es un paso adelante para echar luz sobre cómo evolucionó el sistema solar, indicó el jueves la agencia espacial del país asiático.

El anuncio tuvo lugar luego de que la sonda Hayabusa2 lanzase un artefacto explosivo en el asteroide Ryugu a principios de mes para crear un cráter en la superficie y levantar material. El objetivo es revelar más acerca de los orígenes de la vida en la Tierra.

Yuichi Tsuda, responsable del proyecto Hayabusa2 en la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (Jaxa), indicó a los periodistas que se confirmó la creación del cráter a partir de imágenes capturadas por la sonda situada a 1.700 metros de la superficie del asteroide.

También te puede interesar: Científico mexicano presenta a la NASA proyecto de cultivo de plantas

“Crear un cráter artificial con un impactador y observarlo en detalle luego es una primicia mundial”, dijo Tsuda.

“Se trata de un gran éxito”, agregó.

La sonda Depp Impact de la NASA había logrado crear un cráter artificial en un cometa en 2005, pero solo con fines de observación.

Masahiko Arakawa, profesor de la Universidad de Kobe University que participa en el proyecto, señaló que era “el mejor día de su vida”.

“Podemos ver un gran hoyo mucho más claramente de lo esperado”, precisó, agregando que las imágenes mostraban un cráter de 10 metros de diámetro.

El inicio del sistema solar

Se cree que Ryugu cuenta con grandes cantidades de materia orgánica y agua de hace unos 4.600 millones de años, cuando se formó el sistema solar.

En febrero, Hayabusa2 logró posarse brevemente sobre el asteroide Ryugu y lanzó un disparo, lo que le habría permitido recolectar muestras de polvo, antes de regresar a su posición inicial.

La aventura de Hayabusa2 tuvo un costo de alrededor de 30.000 millones de yenes (270 millones de dólares). Comenzó el 3 de diciembre de 2014, cuando la sonda inició un largo periplo de 3.200 millones de kilómetros para llegar a Ryugu. El asteroide se encuentra a una distancia promedio de 340 millones de kilómetros de la Tierra, ya que es imposible ir en línea recta.

Tiene previsto regresar a la Tierra en 2020.

Imagen: Wikimedia