* Theresa May alertó a las empresas de tecnología que “no han hecho lo suficiente” para proteger a los usuarios

El gobierno británico reveló que explorará mecanismos para responsabilizar personalmente a ejecutivos de redes sociales por contenidos peligrosos publicados en sus plataformas, como parte de una serie de medidas sobre seguridad en línea.

El plan, que incluye la creación de un regulador independiente, se propone enfrentar directamente todo tipo de contenidos peligrosos, desde la incitación a la violencia o el suicidio hasta la divulgación de información falsa o el acoso en redes sociales.

El tema se tornó urgente después del fracaso de Facebook de eliminar inmediatamente la transmisión en vivo de la matanza protagonizada el 15 de marzo por un supremacista blanco en dos mezquitas de Nueva Zelanda, que dejó un saldo de 50 personas muertas.

La primera ministra británica, Theresa May alertó a las empresas de tecnología que “no han hecho lo suficiente” para proteger a los usuarios, y que su gobierno estaba dispuesta a actuar sobre esas compañías para “mantener segura” a la población.

“Por un tiempo demasiado extenso estas empresas no han hecho lo suficiente para proteger a los usuarios, en especial los niños y los jóvenes, de lo contenidos peligrosos”, expresó en un comunicado.

“Esto no es bueno, y es tiempo de hacer las cosas de otra forma. Las empresas deben comenzar a asumir las responsabilidades por sus plataformas y ayudar a restituir la confianza pública en esta tecnología”, expresó.

Multas en estudio

Esta nueva normativa prevista será válida para toda empresa que permita a los usuarios compartir, generar contenido o interactuar en línea.

De esa forma, la medida incluiría centros de almacenamiento de datos y foros así como las plataformas sociales más conocidas, servicios de mensajes y motores de búsqueda.

En caso de no lograr cumplir con los nuevos estándares, las empresas estarían expuestas a pesadas multas.

Imagen: Pixabay