* Obligar a Disney y al resto de las creadoras de contenido podría asegurar el futuro de la compañía

Netflix sabe bien que se avecinan tiempos oscuros para sus metas, objetivos y permanencia en los consumidores.

Y es que el tiempo para que otras plataformas, como Disney+, lleguen a la batalla del ‘streaming’ está cada vez más cerca.

La aún líder del sector sabe tan bien esto que ya invirtió muchos millones de dólares en la creación de contenido propio.

¿Es que las cosas pueden ir tan mal?

Según un sondeo de The Hollywood Reporter, el 28% de los amantes de Netflix dijo que sin el contenido de Disney dejarán de usar la plataforma.

Y como si no fuera suficiente, la consultora 7Park también reveló algunas cifras de miedo para la compañía.

Según publicó, el 80% de los usuarios de Netflix no gusta del contenido original de reciente creación de la plataforma.

Es decir, que la gran mayoría prefiere contenidos de otras productoras y sólo para verlo es que contrata Netflix.

También te puede interesar: YouTube eliminará todos los videos de racismo, conspiración y violencia

Para rematar, según Jumpshot más de 25 de los programas más exitosos de la plataforma pertenecen a empresas que piensan lanzar su propia opción de ‘streaming’.

Obligar a Disney… legalmente

El truco que podría salvar a Netflix de ceder ante la competencia son unas pequeñas cláusulas existentes en los contratos que la plataforma firmó con las grandes compañías para acordar el préstamo de títulos.

En dichas letras no tan pequeñas, se acordó, a petición de los poderosos HBO, Universal o Warner Bros, que no se pueden quitar los contenidos o, en dado caso, deben regresar a la opción de ‘streaming’, explica Wired.

En el caso de Netflix, por ejemplo, el contenido lanzado entre el 2016 y el 2018 debe regresar a Netflix en el 2026.

De este modo, al menos “Black Panther” estaría obligada a ser parte del catálogo de cintas de la plataforma.

En términos prácticos es sólo una forma de obligar a Disney, y a otras, a no abandonar a Netflix.