• El impacto será mayor en Asia y en África
  • Los empleos para 2030 sólo tendrán el 5% de las horas trabajadas, las pérdidas serían 2,4 billones de dólares

Con el cambio climático, el aumento del estrés térmico en la agricultura y otros sectores industriales conllevará previsiblemente una pérdida de la productividad equivalente a 80 millones de empleos para 2030, dijo la ONU.

El 2,2% del total de las horas trabajadas en el mundo podrían perderse a causa de las altas temperaturas, según proyecciones basadas en un alza de la temperatura mundial de 1,5 ºC, para final de siglo.

Te puede interesar: El diseñador estrella de Apple renuncia para crear su propia empresa

El impacto será mayor en Asia y en África, donde alrededor del 5% de las horas trabajadas podrían perderse para 2030.

“Trabajar en un planeta más caliente: El impacto del estrés térmico en la productividad laboral y en el trabajo decente”.

En total, las pérdidas económicas representarían unos 2,4 billones de dólares a escala mundial.

“A grandes rasgos, es el equivalente a la economía de Reino Unido”, declaró Catherine Saget, coautora del informe, ante la prensa.

El estrés en los empleos para 2030

El estrés térmico supone un calor superior al que el cuerpo puede tolerar sin sufrir daños psicológicos.

“El impacto del estrés térmico en la productividad laboral es una consecuencia grave del cambio climático”, afirmó Saget.

Los dos sectores más expuestos son la agricultura, que debería representar el 60% de las horas de trabajo perdidas para 2030; y la construcción, cuya productividad se recortaría un 19%.

Por su parte, Nicolas Maitre, explicó que Europa tampoco se librará del impacto del cambio climático en este sentido.

Desde Digitallpost te recomendamos: VIDEO: Por segunda vez, Merkel es captada con temblores en acto público

“Cabe esperar más periodos como los que hemos tenido últimamente, cada vez más frecuentes y más intensos”, dijo a los periodistas, en alusión a las olas de calor.

Para evitar el riesgo de estrés térmico, la OIT anima a la “creación de infraestructuras adecuadas y de mejores sistemas de alerta precoz durante las canículas”.

Imagen: PxHere