El transporte clandestino de la CDMX, algo que todo Godín ha utilizado.

Todos, absolutamente todos los que vivimos en la ‘capirucha’, es decir la CDMX, hemos utilizado los transportes alternativos.

Y no me refiero a esas cosas que aparecieron de la nada como los scooters o las bicis, sino a esos que están ocultos, pero a la vista de todos.

También te puede interesar: ¿Qué pueden hacer las mujeres para defenderse en el transporte público?

Seguramente en tu colonia hay esos “taxis”, que son vecinos que ponen su carro y cobran por llevarte a un lugar cerca de la zona.

También están las camionetas que hacen un “parote” cuando el mugroso camión pasa seguido, pero atascado.

Si bien, estos transportes clandestinos podrían ser un peligro al no estar regularizados y no ofrecerte “seguridad”, lo cierto es que son beneficiosos.

LAS CIFRAS 

De acuerdo con la Secretaria de Movilidad de la CDMX, existen dos mil 311 rutas de transporte público regularizado.

Si bien, las rutas legales cubren toda el área de la Ciudad de México, según el mapa de la SEMOVI aún no hay datos sobre el transporte clandestino.

Por ejemplo, para viajar de Periférico a Santa Fe, existen vagonetas que cobran $25 pesos contra los 5 pesos que cobra el Ecobus. La ventaja, sí puedes subir.

Hay taxis colectivos que cobran $25 pesos por llevarte desde El Yaqui hasta Lerma. Una ganga y vas “cómodo”.

Gracias a la tecnología, hay apps que marcan lo mismo (o mejor) que un taximetro, con estas, un carro puede servir de taxi en su colonia. (¿Alguien dijo oportunidad de negocio?)

Ahora va lo malo. En caso de un accidente, pues no podrás demandarle al gobierno que te pague los daños, ya que tu decidiste subirte al transporte clandestino.

La lección: Lo barato sale caro, y en cuestiones de transporte también aplica. Sólo, por favor, si vas a utilizar el transporte clandestino, aplica las medidas básicas de seguridad.

Si te gustó, ¡Compártelo!

Cuéntanos tu historia, si está chida la publicamos.


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.