Las “tragedias Godínez” son aquellas que nos hacen perder lo que nos queda de dignidad.

En la CDMX utilizar el transporte público para llegar a cualquier parte, implica un acto de valentía y heroísmo que debería ser reconocido por la ONU.

Sobre todo cuando somos víctimas del “permita el libre cierre de puertas” y nuestras pertenencias quedan fuera del vagón.

¿Cuántas veces no has pasado por esto? Llegas corriendo al anden, pasa el metro y entras, pero tu mochila se queda afuera.

También te puede interesar: Se quedó atrapada en el elevador, pierde bono de puntualidad

Y lo peor, cuando crees que en la siguiente estación podrás recuperar tus pertenencias, resulta que el tren abre sus puertas del lado contrario.

O cuando vas en el camión, atascado, logras entrar, pero tu mochila queda volando como “cacharpo”.

Sólo por mencionar algunas tragedias Godínez, porque se sabe que se han perdido desde zapatos (sí ¡zapatos!), hasta las sombrillas.

LAS CIFRAS

De acuerdo con el portal Metro CDMX, al 2015 se entregaron el 80% de los más de dos mil artículos extraviados en las instalaciones.

Entre los objetos recuperados, se encontraron credenciales, celulares, mochilas, libros, entre otros.

Incluso se dice que hay dos urnas con cenizas mortuorias a la espera de ser identificadas y reclamadas por algún familiar.

Desde DigitallPost traemos: Joven Godínez viaja en el “techo del metro” para no llegar tarde

La Oficina de atención de “objetos pérdidos” del Metro CDMX, fue creada en 1980.

Por cierto, hay una lista actualizada al mes de mayo con todos los objetos que han sido encontrados en las 12 líneas del STC Metro.

Si tú perdiste un objeto, puedes acudir a las oficinas ubicadas en la estación Candelaria de la Línea 4 o bien, llamar 5627 4643 y 5542 5397, de 9 am a 3 pm.

La lección: Es claro que la dignidad que pierdes cuando tu mochila se atora en la puerta jamás la vas a recuperar, pero un objeto perdido, tal vez sí. 

Si te gustó, ¡Compártelo!

Cuéntanos tu historia, si está chida la publicamos.


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.