Típico llega la mitad de año y sientes que ya no puedes más en ese trabajo y lo primero que piensas es en renunciar.

Si bien, podría ser la opción más fácil y la solución a todo ese estrés que a diario llevas contigo, lo cierto es que es una decisión que debes pensar muy bien.

Lo primero que debes haces es detenerte a pensar es en tu salud, tu familia y tus gastos, en ese orden.

El trabajo no tiene porqué ser un martirio, no todas las historias que cuentan sobre las oficinas del infierno son verdad.

Siempre habrá inconformidades y diferencias de caracteres al interior de una oficina, pero eso no tiene porque desgastarte.

Si sientes que el estrés está acabando contigo podrías tomar unas vacaciones, aunque sea sólo para estar en casa y relajarte.

También debes evitar las comparaciones con tus compañeros, es decir, si ves que el jefe da preferencias a otros, “tú a lo tuyo” y haz tu trabajo lo mejor posible.

También te puede interesar: Adiós Godínez estresados, por Ley los patrones deberán cuidarlos

Y si eso no funciona, antes de renunciar analiza si puedes resistir un poco más, como para estar en ese lugar y buscar otro trabajo.

Por último, pero no menos importante, la renuncia, esa de ya valiéndote todo.

Antes de tomar una decisión kamikaze, analiza tus gastos, tus deudas y todo lo que deberías hacer y tener para sobrevivir en los siguientes meses.

Piensa que agosto no es un buen mes para renunciar a un empleo. En esta época las empresas hacen evaluación de cómo han ido las ganancias y ventas en el primer semestre.

También te puede interesar: ¿Por qué los Godinez le tienen miedo a trabajar en Santa Fe?

Algunos hacen inventarios y restan las pérdidas de las ganancias netas de la compañía. Además vienen de dar utilidades, pagar impuestos y pagar liquidaciones, si es que hubo recortes de personal.

Todo esto causa que no haya rotación de personal en las oficinas y por tanto haya menos vacantes disponibles en el mercado laboral.

Un tip: Sabemos que ya no aguantas a tu jefe y a tus compañeros tóxicos, pero puedes acudir a clases de yoga,  zumba y hasta box para liberar ese estrés diario. 

Si te gustó, ¡Compártelo!

Cuéntanos tu historia Godín, si está chida la publicamos.


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.