El Horario de Verano, tan odiado como amado. Sin duda alguna esta medida ha traído beneficios para generar un ahorro de energía eléctrica en todo el país.

En 1996, el entonces Distrito Federal, hoy CDMX, instauró el llamado “Horario de verano” mediante un decreto presidencial publicado en el Diario Oficial el 4 de enero.

El objetivo de la medida fue generar un ahorro de energía y con ello cuidar el medio ambiente.

En otros estados la medida ya existía, en Baja California, desde 1942; Yucatán en 1981; Durango, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas desde 1988.

También te puede interesar: ¿Qué tanto te cuida tu empresa del estrés? Realiza este cuestionario y acabarás con esa duda

Los estados de Quintana Roo y Sonora no contemplan la aplicación del horario de verano, por razones turísticas y económicas.

El domingo 27 de octubre, a las 02:00 horas, concluyó el Horario de Verano 2019 en la mayor parte del país.

¿PARA QUÉ SIRVE EL HORARIO DE VERANO?

Desde 1996, se decretó que el Horario de Verano arranca el primer domingo de abril y concluye el último de octubre.

Por lo que al adelantar una hora el reloj, se entrar al Horario de Invierno que tiene una duración de cinco meses.

Con datos del FIDE al 2018, se sabe que con el Horario de Verano se generó un ahorro de energía eléctrica en consumo de 941.019 Gigawatts-hora (GWh).

Esto equivale al abastecimiento de electricidad a 589 mil casas durante todo un año, obteniendo un consumo promedio de 266 kWh/bimestre, según el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE).

Asimismo se evitó la emisión de 548 mil toneladas de bióxido de carbono, lo equivalente a la quema de 1,198 mil barriles de petróleo.

Además de eso, se logró un ahorro económico de mil 393 millones de pesos, con un costo medio de la energía eléctrica de 1,4805 pesos por kWh para usuarios domésticos.

Por cierto, expertos dicen que eso de que “te afecta el cambio de horario” sólo está en tu mente.

Si te gustó, ¡Compártelo!

Cuéntanos tu historia Godín, si está chida la publicamos.


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.