Lunes, 5 de la mañana, el despertador sonaba para decirme ¡es hora de ir a trabajar!, pero cometí el error de apagarlo y me quedé dormido.

Desperté como por un impulso (de pobreza) y ya eran las 7 am, me apresuré y salí de casa, corriendo por las calles.

Mis compañeros me habían contado de “el taxi de la muerte” que por $40 pesos te llevan hasta Mordor en menos de 15 minutos.

Nunca entendí porqué decían asi, pero no le di importancia y decidí subir a uno.

Claro, antes tuve que hacer una fila para abordar. Los taxis, colectivos, llevan de a 4 personas y las camionetas hasta 7 pasajeros.

Entonces me tocó en el asiento trasero, junto a mí una persona “gordita” y luego otro más, venía incómodo, pero “ya se me hacía tarde”.

¡Oh error! No debí hacerlo, no debí subirme, comprendí porque les dicen “el taxi de la muerte”.

Te puede interesar: ¿Por qué los Godinez le tienen miedo a trabajar en Santa Fe

Durante el trayecto estuvimos, en innumerables ocasiones, a punto de chocar con autos y camiones de transporte público.

Y me pregunté, si ahí hay policías de tránsito cuidando que no se salgan de su “límite” del sitio, ¿por qué no los multan?

De acuerdo con las nuevas regulaciones de tránsito impuestas por Sheinbaum, estos taxistas habrían infringido los 10 puntos de las “reglas del buen conductor”.

Ya no tendrían ni siquiera el permiso de circulación activo.

Pero claro, como buenos mexicanos no decimos nada, porque si los quitan ¿cómo vamos a llegar a Mordor? Así que preferimos arriesgar nuestras vidas por 40 pesos.

Ahora, también es un negociazo para el chófer, porque de un solo viaje se lleva 160 pesos. Los de camioneta, 280 pesos, en un solo viaje.

Y si bien, tú utilizas a diario ese servicio, les estarías dejando 200 pesos a la semana, y claro, con el peligro de que choques y que de plano no puedas ni llegar al trabajo.

La lección: A veces está bien tomar estar opciones, pero date cuenta de lo que estás perdiendo, como le dijeron a Thanos… “si llegas al trabajo, pero ¿a qué costo?”.

 

Si te gustó, ¡compártelo con tus amigos!

Cuéntanos tu historia, si está chida ¡la publicamos!


 

Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.