“En época de lluvias, la marcha del metro será lenta”.

Con esa frase nos recibe el Sistema de Transporte Colectivo Metro de la CDMX. Luego del tormentoso calor, viene la odiosa lluvia.

Y no es que prefiera el calor, pero la lluvia, por mínima que sea, genera un caos horrible en la de por sí devastada ciudad.

Para los Godínez como yo, el llegar al trabajo o a nuestra casa en esta época implica un acto de valentía y heroísmo que ni Obama lo tiene.

De entrada, los camiones tardan más en pasar y le toca a uno esperar bajo la lluvia, con una sombrilla que apenas sirve para cubrirse la cabeza.

Eso, claro, sin contar que debemos esquivar los enormes charcos tamaño laguna que se forman en las calles.

También te puede interesar: El Metro está a punto de colapsar, señala ONG

Si tienes suerte y agarraste lugar, ¡ya la hiciste! el tormento será menor; sólo recuerda que con un gran poder viene una gran responsabilidad, o sea, ceder el asiento a quién sí lo necesite.

Pero como diría Cristina Pacheco: ¡Aquí nos tocó vivir!

LAS CIFRAS

Muchas veces nos hemos preguntado ¿por qué en época de lluvias la marcha del metro es más lenta?

Y bueno, de acuerdo con la información, esto se debe a que al estar las vías mojadas puede propiciar el choque entre dos trenes.

Pero ¿en las estaciones que no están al aire libre?

De entrada debes saber que en las estaciones terminales los vagones están a la intemperie, entonces cuando comienzan la marcha, van mojando las vías.

Esto forma una capa de agua sobre los carriles en donde van las llantas, no tan buenas, del metro.

Ahora, súmale que un metro vacío pesa alrededor de 27.8 toneladas, y lleno, llega a pesar hasta 40 toneladas.

Entonces, si el tren viaja a una velocidad promedio de 70 km/h sobre una vía mojada y aunque meta el freno de emergencia, el convoy se detendrá hasta 300 metros después.

Para evitar accidentes, en época de lluvias el metro viaja a 45 km/h, y se hace más lento por los “impertinentes”.

Es decir, los que no dejan cerrar las puertas, los que tiran de la palanca por juego, o por cosas que tiran a las vías, como basura y hasta sombrillas.

La lección: Recuerda  que en esta época de lluvias debes cargar con el doble de paciencia y por favor,

no seas del “club de los impertinentes”.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Cuéntanos tu historia, si está chida ¡la publicamos!


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.