Las apps de préstamos express aparecen en Facebook como caídas del cielo, pero lo cierto es que debes tener cuidado.

Sabemos que llegar a final de la quincena es difícil, sobre todo cuanto no tenemos un plan de ahorro efectivo.

Entonces, como caída del cielo, Facebook te empieza a sacar un montón de publicidad de préstamos en línea, algunos dicen “sin revisar Buró de Crédito”.

Y ahí vas, te metes a la appstore te descargas una app y voilá ya tienes dinero, pero como le dijeron a Thanos, ¿a qué costo?

También te puede interesar5 tips para tramitar un préstamo y que no te lo rechacen

Si bien, la Tecnología Financiera, o Fintech, está revolucionando el mercado de los servicios financieros, también debes tener mucho cuidado.

Algunas te ofrecen prestarte hasta 2 mil pesos desde tu primera solicitud, pero es hasta el final cuándo te enteras sobre los intereses que deberás pagar.

Por ejemplo, en una app llamada Tala, por cada 500 pesos que te prestan terminas pagando 115 pesos “de más”, sólo de interés.

Aunque bien, el monto del cargo disminuye entre más pronto pagues tu préstamo. Y además te aseguran que si pagas bien y a tiempo, podrás solicitar una mayor cantidad.

En cambio, otra app llamada Branch, te cobra una tasa mensual de 31.71% sobre un préstamo de 500 pesos, con lo que al final pagarías 648 pesos.

Pero bueno, si de verdad necesitas el dinero y crees que no hay otra solución, sólo recuerda que al siguiente mes deberás pagar el préstamo.

Cabe mencionar que estas app solicitan acceder a tu lista de contactos, ubicación, llamadas y hasta te piden el CURP para poder pedir un préstamo.

Las más descargadas por los usuarios son: Vivus, Kueski, Afluenta, Kubo, Doopla, Aquistar, Tala y Branch. Cada una con sus pros y contras.

La lección: Antes de optar por los préstamos express, agota todas tus fuentes de  ingreso,

y si de plano no hay ninguna opción, compara antes de darle el sí a una app.

Si te gustó, ¡Compártelo!

Cuéntanos tu historia Godín, si está chida la publicamos.


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.