El Buen Fin está a la vuelta de la esquina, y como cada año debes saber aprender a cuidar tu dinero para no acabar endeudado, pero también debes protegerte de las “ofertas fantasma”

La edición 2019 del Buen Fin, el fin más barato del año, se llevará a cabo del viernes 15 y hasta el lunes 18 de noviembre.

Días previos, diversos comercios se han dado a la tarea de promocionar sus ofertas para atraer más clientes, pero como decía mi abuela “no todo lo que brilla es oro”.

También te puede interesar: Las increíbles aventuras de Mr. Godín, presentan: La app del Buen Fin

Algunos comercios mañosos suben el precio de algunos productos días antes, para que en el buen fin lo bajen a su precio real y tu lo veas como un ofertón.

O también están los que te ofrecen 3×2 en toda la tienda, pero no te dicen nada sobre las restricciones o limitaciones de la promoción.

LAS OFERTAS FANTASMAS DEL BUEN FIN

A pesar de que no todos los comercios amañan sus precios, debes saber que como consumidor estás protegido por la Ley y sí puedes defenderte en caso de que te quieran ver la cara de turista.

De entrada debes saber que todos los comercios participantes están incorporados a la Ley y puedes consultar las ofertas a través de la página de internet.

Las tiendas participantes están obligadas a informar y respetar los precios, tarifas, términos, plazos, fechas, modalidades, reservaciones y demás condiciones ofrecidas en la promoción.

Asimismo, evitar el uso de información o publicidad engañosa en los productos que comercialicen.

La Procuraduría de Defensa del Consumidor (Profeco), dio a conocer que si el consumidor detecta que la promoción o la oferta no cumplen con su ofrecimiento, puedes levantar tu denuncia, incluso a través de su app.

Si vas a realizar tus compras por internet, verifica que el sitio cuente con el protocolo de seguridad https:// y un candado cerrado en la barra de direcciones.

Si te gustó, ¡Compártelo!

Cuéntanos tu historia Godín, si está chida la publicamos.


Mr. Godín es un personaje como tú, que a diario se enfrenta a la jungla de asfalto que llamamos CDMX. Tiene un Doctorado en “Cómo apañar lugar” y una maestría en “¿A quién cederle el asiento?”. Entre otras monadas, es Licenciado en Comunicación y Periodismo.