Era uno de esos días en los que el amargado corazón me dice “algo se te olvida”, pero por las prisas lo ignoré.

Y salí de casa apresurado rumbo al trabajo y me alisté para hacer más llevadero mi camino en el tráfico.

Comencé a escuchar a las señoras hablar sobre “sus dolencias”, a una parejita hablando “como bebés” y el molesto ruido ambiental.

Busqué en los bolsillos de la chamarra, del saco, en el pantalón, en la mochila, hasta en la lonchera, y ¡oh tragedia Godín!

¡Se me olvidaron los audífonos! No hay peor tragedia que le pueda ocurrir a un hermano o damita Godín.

Y fue ahí cuando me puse a “rezar” porque apareciera un vagonero vendiendo los de a 20 pesos, para mi suerte apareció.

Esos audífonos me duraron lo que la quincena, es decir, una semana. (¡Qué triste!)

Entonces me disponía a comprar otros, cuando me puse a pensar en el gasto que eso me representaba.

Te puede interesar: ¡No eres Paris Hilton! Monkey Business te dice cómo irte de vacaciones sin quedar en bancarrota. 

Haciendo un análisis de gastos “inútiles”, me di cuenta que la fuga de dinero era impresionante y que con lo que llevaba, ya me hubiera comprado unos “buenos”.

Me gasté 20 pesos en unos audífonos que sólo duraron una semana, ese gasto fue recurrente por al menos tres meses.

Sumando, fueron 240 pesotes, eso es lo que cuestan unos bluetooth en Coppel y hasta los puedo sacar a crédito.

Pero ahí no paró la cosa. Me metí al internet a ver cuáles eran los más comprados, y según Amazon, son:
1. Audífonos alámbrico de botón
3. Audífonos intrauditivos de silicón
4. Audífonos con micrófono (o manos libres)
5. Audífonos de diadema con bluetooth inalámbricos.

Y todos están en el mismo rango de precio. ¡Me dolió justo en la cartera!

Si bien han salido numerosos estudios sobre el daño de los auriculares, lo cierto es que no podemos dejar ese pequeño placer de escuchar nuestros cumbiones rumbo a la chamba.

La lección: Pon atención a tus finanzas, no dejes que esos gastos hormiga acaben con tu dinero.

Si te gustó, compártelo con tus amigos.

Cuéntanos tu historia Godín, si está chida la publicamos.