Mucha gente, aún en nuestros días vive con la creencia de que la responsabilidad del gasto familiar es exclusiva del padre y/o madre, lo que lleva a éstos a tener que soportar una carga muy pesada.

Necesitamos educar a nuestros seres queridos para hacer del dinero una herramienta útil, que brinde ante todo seguridad.

Aquí te dejo algunos consejos útiles para administrar tus finanzas en familia:

1. Elaboren juntos su presupuesto

Muchas veces se desconoce todo lo que se gasta en el hogar. Es importante que se haga conciencia en todos los miembros de lo que cuestan las cosas y cómo establecer prioridades. Así, cada integrante de la familia sabrá en qué y cuándo se puede gastar y cuándo no.

2. Hacer listas de compras

Muy importante es elaborar lista de compra. Revisar qué se tiene y qué hace falta para cubrir las necesidades de la familia en un período determinado (semanal, quincenal, mensual). De esta manera se evitará hacer compras innecesarias.

3. Elegir establecimientos con precios razonables

Es común observar que un cierto producto tenga diferente precio, en función del tipo de establecimiento de que se trate. Aunque te guste acudir a tiendas departamentales por su atractivo físico, debes analizar cuánto pagarás de más por lo mismo.

 

También te puede interesar: Gastos hormiga, el principal enemigo del ahorro

4. Destinar una x cantidad para el ahorro

Muy buena práctica que crea hábitos saludables es el ahorro. Concientiza a los miembros de tu familia sobre la importancia de ahorrar. No debe ser necesariamente una cantidad importante. Todo

suma. Así tendrán siempre un dinero guardado para emergencias o para darse ese gustito tan merecido.

5. Persuadir a todos los miembros económicamente activos a aportar al gasto familiar

Aunque nos duela pedir a nuestros hijos que ya trabajan que aporten cierta cantidad para el gasto, este hábito permite unas finanzas más sanas y holgadas, además de fomentar en ellos un alto sentido de responsabilidad, empatía y generosidad.

6. Aprendan a vivir de forma minimalista

Eliminen de su vida todo lo que no les hace falta. Esto incluye ropa, calzado, aparatos eléctricos, etc. Pueden venderlos y hasta ganar un dinerito extra. Importante hacer un inventario de lo que tienen vs necesitan cada x tiempo. Así no acumularán cosas no necesarias y muchas veces costosas.

7. Elijan lugares de recreo que les brinde más diversión que estatus

Divertirse no implica que deban gastar mucho. A veces menos es más. Chequen bien los sitios de recreo; analicen costos contra beneficios; busquen alternativas. Un muy buen consejo es comprar con anticipación suficiente; de esta manera encontrarán mejores precios y oportunidades.

Pues ya lo saben la responsabilidad de organizarse en familia, siempre será mejor.