El tener una vida godín no es una cuestión sencilla, ya que normalmente al llegar los días sagrados ya tenemos destinada la mayor parte de nuestra quincena para pagar tanto renta, como servicios y todos los gastos regulares con los que contamos.

Hay veces que pasan situaciones que no podemos controlar, es por esto que es necesario contar con un fondo de emergencia para cualquier cosa que llegara a suceder.

Dentro de las situaciones más comunes se encuentra el desempleo, que a pesar de que las empresas suelen dar una liquidación posiblemente no será suficiente para “armarla mientras encontramos una nueva chamba”.

También es importante contar con un fondo en caso de alguna enfermedad o emergencia médica o simplemente alguna reparación al automóvil o la vivienda.

La recomendación es que tus ahorros cubran por lo menos 6 meses de tus gastos, sé que esto suena imposible y que llegar a ello será un proceso un poco tardado.

Pero destina una cantidad fija de tu quincena a este fondo de ahorro el cual es recomendable tenerlo en una cuenta bancaria  y únicamente ocúpalo en caso de emergencias.

Como dice el dicho “más vale prevenir que lamentar”. Si crees que morirás en el intento, porque  apenas y te alcanza la quincena, realiza un análisis de tus gatos y reduce los que consideres que no son tan necesarios.

Prioriza tus gastos

Normalmente no nos damos cuenta lo que gastamos realmente,  ni en que lo hacemos. Haz una lista y prioriza tus gastos regulares y los que consideres que no son tan necesarios, evítalos.

Un gran paso que te librará del apuro en múltiples ocasiones es el contar con una educación financiera y no romper la regla de gastar más de lo que ganas.

Evita quedarte en ceros cuando carezcas de un fondo de ingresos, dale la vuelta y prevé de manera anticipada para que el apuro no te apure.

Y por favor no lo utilices en cosas que no sean importantes, es impresionante ver nuestra capacidad de ahorro y anticiparnos ante cualquier situación.