Cada día está más cerca el Buen Fin, el cual iniciará el 15 de noviembre y concluirá el 18. Tenemos tres días para aprovechar las mejores ofertas que, además de beneficiarnos a nosotros, reactivarán la economía a través del consumo, pero, ¿cómo hacer compras inteligentes en esos días?.

El Buen Fin está inspirado en el Black Friday de Estados Unidos. Varias empresas bajan sus productos y servicios para ofrecer en esos días las mejores ofertas y con ello incrementar el flujo masivo de efectivo.

Lamentablemente en ocasiones nos deslumbramos por ofertas que pueden llegar a beneficiarnos a corto plazo, pero a largo pueden llegar a ser un verdadero dolor de cabeza.

Aquí te dejó 5 consejos para aprovechar el Buen Fin

  1. Compra lo que realmente necesitas

Suena lógico pero, ¿no te ha pasado que cuando ves muchas ofertas se te antoja comprar todo? En varias ocasiones compramos algo porque se nos hace barato y resulta ser innecesario.

Antes de perderte en el mundo de las ofertas, enlista lo que realmente necesitas, créeme, resiste ante todas esas jugosas ofertas y evita endeudarte en algo que en estos momentos no te hace falta.

2. Haz un presupuesto

Todos desearíamos comprar más de lo que nuestro presupuesto nos permite.  Evita la tentación,  revisa tus cuentas y con base en eso destina la cantidad que puedes gastar y no rebases el límite.

También te puede interesar: Finanzas personales: Ahorrar es más sencillo de lo que crees

3. Compara

Acude a varias tiendas y revisa cuál es la que te da una mejor oferta. No apresures tus compras. Investiga en varios establecimientos y toma la mejor decisión, sino, podrías perderte de una mejor compra que no resienta tanto tus finanzas.

4. Prevé del futuro

El Buen fin es sinónimo de meses sin intereses, y a pesar de que al principio estamos encantados por lo que acabamos de adquirir, a la larga los meses sin intereses pueden llegar a ahorcarte.

Así que prevé tus gastos mensuales y si consideras que vale la pena correr el riesgo, aviéntate.

5. Paga de contado este Buen Fin

Los meses sin intereses puedes ser la manera más flexible para que te hagas de tus cositas, pero a la larga resulta ser la más dolorosa. Si la oferta te resulta fascinante y la pagas de contado, podrás resentirlo una quincena y no 6 meses, un año o hasta más.