* Donald Trump aseguró que tiene voluntad de trabajar con China y Rusia para ponerle fin a la “incrontrolable” carrera armamentística

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, expresó este lunes su voluntad de trabajar con China y Rusia para poner fin a una carrera armamentística que calificó como “incontrolable”, pero fue evasivo sobre el calendario y sobre el impacto de estas eventuales discusiones.

Las declaraciones de Trump, que desde su elección ha enviado señales contradictorias sobre este tema sensible, se producen en un momento de agudización de las tensiones entre Washington y Moscú, que se acusan mutuamente de violar o de sortear los tratados existentes sobre armas.

Muchos países europeos han advertido durante lo últimos meses de los riesgos de una reactivación de la carrera por las armas nucleares entre los dos antiguos enemigos de la Guerra Fría.

“Estoy seguro de que, en algún momento en el futuro, el presidente Xi (Jinping) y yo, junto con el presidente (Vladimir) Putin, de Rusia, comenzaremos a hablar sobre un cese significativo de lo que se ha convertido en una importante e incontrolable carrera armamentista”, dijo.

“Estados Unidos gastó 716.000 millones de dólares este año, ¡Es una locura!”, dijo en un tuit de mañana.

En su reacción al anuncio, el Kremlin lamentó que Trump haya anulado en el último momento la reunión prevista con su homólogo ruso en Argentina, que se redujo a un encuentro “informal” durante el G20.

“Esperábamos que el encuentro entre Putin y Trump hubiera podido (…) esbozar un marco de diálogo para este tema. Lamentablemente, el encuentro no tuvo lugar”, destacó el portavoz ruso, Dmitri Peskov.

Los comentarios de Trump se producen después de que en octubre anunciara que iba a abandonar el Tratado de Misiles de Alcance Medio y Corto (INF por sus siglas en inglés), un acuerdo con Moscú que data de la Guerra Fría para reducir el arsenal de misiles.

Los críticos de este anuncio, que no ha sido consumado, afirman que esto desataría una nueva carrera armamentista con Rusia.

Entonces, Trump dijo que él iba a reconstruir sus inventarios armamentísticos, hasta que se “recupere el sentido común”.

 

Sin un calendario

Cuando en octubre el presidente estadounidense efectuó estas declaraciones, Putin criticó la “falta de sabiduría” de Trump y pidió a “todos quienes defienden un mundo sin armas nucleares” que convenzan a Washington de no avanzar en la propuesta.

Washington critica el despliegue hecho por Moscú de un sistema de misiles 9M729, con un alcance superior a los 500 km, lo que constituiría una violación del tratado INF.

Este acuerdo, al suprimir el uso de toda una serie de misiles de entre 500 y 5.000 km de alcance, había acabado con la crisis desatada en los años 1980 por el despliegue de los SS-20 soviéticos con ojivas nucleares en Europa oriental, y misiles estadounidenses Pershing en Europa occidental.

Estados Unidos no cuenta con el respaldo de sus aliados europeos en el pulso con Moscú.

Si bien la OTAN acusa a Rusia de haber violado el tratado INF al desarrollar un nuevo programa de misiles de largo alcance, el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, había advertido que los aliados no quieren una “nueva Guerra Fría”.

Desde el inicio del año, las declaraciones belicosas de ambas partes se multiplicaron, pero este lunes, el presidente estadounidense adoptó un tono más conciliador.

El tratado INF de 1987 no incluía a China y estaba orientado a eliminar la proliferación a las puertas de Europa.

La fecha para una potencial retirada del tratado no ha sido fijada, lo que deja un espacio para un acuerdo que también incluya a Pekín.

 

 

Información e imagen: AFP

 

También te puede interesar: 
VIDEO: Trump le hace “el fuchi” a Macri en cumbre del G20
Trump dice que acuerdo con China está “cerca”, pero que no le gusta