* Los j贸venes torturaron a su amigo por horas para que les revelara su clave de acceso a su fortuna en monedas digitales

 

Nicolas Truglia fue cruelmente torturado por sus amigos, quienes pretend铆an arrebatarle las contrase帽as para tener acceso a su fortuna en criptomonedas.

Los responsables de tan horrendo crimen son cuatro j贸venes profesionistas, quienes eran amigos de Truglia y que pertenecen a familias adineradas. Al parecer su ambici贸n fue demasiada, pues cometieron horribles actor en contra de su amigo, con tal de que les diera las valiosas contrase帽as.

Seg煤n informaci贸n de la fiscal铆a del distrito de Manhattan, el pasado 7 de septiembre, despu茅s de haber tenido una noche de excesos, los sujetos decidieron hacerle de todo con tal de que les revelara las claves de su fortuna.

Uno de los implicados es Stephen Orso, un joven de 25 a帽os de edad, quien es hijo de un acaudalado inversionista.

Orso fue el responsable de quemar a Truglia con cera caliente, adem谩s le sostuvo la cabeza bajo el agua, y lo golpe贸 en el est贸mago hasta cansarse.

 

 

 

Los otros implicados son Steven Dorn, de 29 a帽os, David Leica, de 19 a帽os, y Chris David, de 25 a帽os.

Despu茅s del ataque, la v铆ctima pudo denunciar a los j贸venes, quienes robaron dos tel茅fonos m贸viles y una memoria USB que conten铆a informaci贸n de su cuenta de criptomonedas.

Al d铆a siguiente utiliz贸 el sistema de geolocalizaci贸n de los smartphones para ubicarlos en un apartamento que compart铆an los sospechosos.

Por lo pronto, no se sabe si el robo de las criptomonedas se concret贸. Por lo pronto los j贸venes se encuentran en libertad provisional hasta el 14 de marzo de 2019, que es la fecha en la que se decidir谩 su destino.

Este no es el primer caso de millennials que han sido violentados para robarles su fortuna en criptomonedas, pues el pasado mes de octubre el asesinato de un criptoinversor noruego de 24 a帽os, sacudi贸 al sector de las monedas digitales.

 

Imagen: Twitter

 

Tambi茅n te pude interesar:
M茅xico est谩 preparado para las criptomonedas
Jap贸n registra una p茅rdida millonaria en criptomendas