*El PSOE ha obtenido 123 escaños en las elecciones y requeriría 53 más para tener la mayoría suficiente para formar gobierno en solitario

El presidente del Gobierno español Pedro Sánchez se ha dirigido a sus encendidos seguidores en la noche de la victoria electoral del PSOE con palabras conciliadoras, siguiendo su estilo personal, al sostener: “hemos enviado el mensaje de que no queremos involución, ni reacción ni retroceso”.

“¡Con Rivera, no! ¡Con Rivera, no!”, le ha interrumpido un nutrido grupo de militantes socialistas en la calle Ferraz de Madrid, sede del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), para advertir que no quieren un pacto de gobierno con el partido de Albert Rivera, Ciudadanos, situado a la derecha en el espectro político.

El PSOE ha obtenido 123 escaños en las elecciones y requeriría 53 más para tener la mayoría suficiente para formar gobierno en solitario, por lo que Sánchez necesita pactar con otra formación para constituir un ejecutivo.

Sumando con Ciudadanos, el gobierno podría empezar a funcionar en unos días, ya que esta formación ha obtenido 55 escaños. Pero eso no es lo que quieren los votantes socialistas y así se lo han dejado claro a Sánchez. Su discurso vencedor se ha visto deslucido por los advertencias de sus seguidores. Pocas veces se había visto algo así: que los mensajes del público tengan más protagonismo que el mitin del político ganador.

La alternativa más lógica para lograr un gobierno de izquierdas es un pacto del PSOE con Unidas Podemos, partido progresista liderado por Pablo Iglesias. Pese a haber perdido 20 escaños, al sumar 42, Iglesias es el socio natural de Sánchez. “Tenemos que ser discretos en la negociación”, ha repetido varias veces el líder de podemos en un discurso muy animado en el Teatro Goya de Madrid.

Sin embargo, en las anteriores elecciones, en 2016, Iglesias no fue nada discreto y, entre otros factores, su actitud algo prepotente impidió un pacto de gobierno con los socialistas. Exigía entonces que los suyos dirigieran los ministerios de Economía, Sanidad, Defensa e Interior: las joyas del ejecutivo.

Parece que en estos años se ha moderado su ímpetu. Se verá a partir de mañana el tono de la negociación: el plazo para constituir las nuevas Cortes acabará el próximo 21 de mayo, unos días antes de que se celebren nuevas elecciones en España: las municipales y las europeas.

PSOE y Unidas Podemos suman 165 diputados, once menos de la mayoría necesaria para formar gobierno. Aun pactando, necesitarán el apoyo de otros partidos. Y ahí se verá si Sánchez necesita para su investidura de nuevo el apoyo de los independistas.

Hay que recordar que Esquerra Republicana ha ganado las elecciones en Cataluña y que su objetivo primordial es la celebración de un referéndum –esta vez legal– para que la sociedad catalana decida si quiere su independencia.

Un asunto espinoso que puede volver a crispar la gobernabilidad de España.

Imagen: Notimex