* Este jueves se anunció la prohibición de las armas semiautomáticas y los fusiles de asalto en Nueva Zelanda, un país herido por los recientes ataques terroristas de Christchurch

 

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, anunció este jueves la prohibición de las armas semiautomáticas y los fusiles de asalto.

El anuncio se da mientras continúan las inhumaciones de las víctimas de los ataques de Christchurch.

Cincuenta personas fueron abatidas el 15 de marzo por el supremacista blanco Brenton Tarrant en dos mezquitas de la mayor ciudad de la Isla Sur de Nueva Zelanda, una masacre emitida en directo por Facebook.

La policía anunció que todas las víctimas fueron ya identificadas, lo que permitirá aliviar la frustración de las familias, pues la costumbre musulmana dicta que se entierre a los muertos lo antes posible.

Inmediatamente después de la masacre, Jacinda Ardern prometió un endurecimiento de la legislación que permitió al atacante comprar, en toda legalidad, el arsenal con el que cometió su acción, armas semiautomáticas incluidas.

“Cada arma semiautomática empleada en el ataque terrorista del viernes quedará prohibida en este país”, declaró la primera ministra al detallar la lista de medidas que concretizan su promesa.

 

Foto: Jacinda Ardern / AFP

Prohibición

Ardern anunció también la prohibición de los cargadores de gran capacidad y de los dispositivos que permiten realizar disparos más rápidos.

La reforma de la legislación se presentará ante el Parlamento a principios de abril, pero entre tanto se establecerán medidas provisorias para evitar una avalancha de compras, lo que significa que la prohibición de facto ya entró en vigor.

“Es algo bueno, ¿por qué necesitaríamos tales armas en nuestras casas?”, declaró a la AFP Kawthar Abulaban, de 54 años, quien sobrevivió a la ofensiva en la mezquita de Al Noor, la primera atacada por el extremista australiano de 28 años.

 

Foto: AFP

 

“Verdaderas medidas”

El ataque provocó numerosos debates, tanto en Nueva Zelanda como en el extranjero, sobre el acceso a las armas y el uso de las redes sociales por los extremistas.

La prohibición de Weillington de las armas de tipo militar podría seguir alimentando la controversia.

Varios internautas estadounidenses saludaron en Twitter la rápida reacción de Ardern, mientras otros defendían su derecho constitucional a las armas.

“Así son las verdaderas medidas para detener la violencia causada por las armas”, reaccionó el senador estadounidense Bernie Sanders, precandidato demócrata a la presidencia.

“Hay que seguir el ejemplo neozelandés, enfrentar a la NRA [Asociación Nacional del Rifle] y prohibir la venta y la distribución de las armas de asalto en Estados Unidos”.

Por segunda jornada consecutiva, cientos de personas se reunieron bajo un cielo gris para despedir a más víctimas del ataque.

Entre ellas una habitante de Christchurch convertida al islam y un anciano que intentaba saludar a quien sería su asesino.

 

Foto: AFP

 

El pueblo se une en el dolor

Entre los asistentes a los entierros había tanto musulmanes como no musulmanes, escolares e incluso ciclistas.

Varios alumnos lloraban al dar su último adiós a Sayyad Milne, de 14 años, y Tariq Omar, de 24.

Según el padre de Sayyad, John Milne, asesinaron a su hijo mientras rezaba en la mezquita de Al Noor.

Entre los presentes había muchos alumnos de la escuela secundaria Cashmere, a la que acudían tanto Sayyad como Hamza Mustafa, un refugiado sirio enterrado un día antes.

Tariq Omar entrenaba equipos de fútbol júnior de la Christchurch United Academy.

Según la prensa local, su madre lo había dejado en Al Noor el día de la masacre y sobrevivió porque estaba buscando un sitio en el que estacionar su vehículo.

En Christchurch, fieles de todas las religiones se congregaron para expresar su solidaridad, en una ciudad llena de ramos de flores y mensajes de unidad.

 

Imagen: AFP