* Comenzó a amenazar con suicidarse, a decir que era hijo del demonio y que su gato quería matarlo

Alucinaciones, pensamientos suicidas y teorías de conspiración que involucraban a su gato. Esos fueron los síntomas que diagnosticaron como esquizofrénico a un adolescente de 14 años.

El joven, residente de Carolina del Norte, decía que su gato quería matarlo. Y en cierta forma, era verdad.

Los tratamientos usuales para el trastorno mental diagnosticado fallaron. Así que lo médicos comenzaron a buscar otras razones.

Resulta que le verdadero culpable de todos estos males era… su mascota felina.

Lo que los doctores encontraron fue un patógeno asociado con lo que se conoce como la enfermedad del arañazo del gato. Bartonella henselae es una bacteria que comúnmente se encuentra en los gatos. Se puede transmitir por rasguños o mordidas.

Esta bacteria puede provocar problemas de inflamación de la piel. Pero, en casos más serios, puede ocasionar problemas e el corazón y sistema nervioso.

Sin embargo, una de los problemas menos comunes provocados por esta bacteria es la esquizofrenia.

Así que cuando un feliz, sociable y adaptado adolescente cambia por completo, la bacteria resultó ser el último sospechoso.

A sus 14 años, el chico comenzó a amenazar con suicidarse, a decir que era hijo del demonio y que su gato quería matarlo.

Irónicamente, esta última alucinación, resulto ser un tanto cierta. Los arañazos encontrados en el cuerpo del joven fueron la causa de que la bacteria le atacara.

Afortunadamente, al encontrarse al verdadero culpable, los tratamiento correctos fueron aplicados. Después de unas cuantas rondas de quimioterapia antimicrobiana, el chico recuperó su salud física y mental.

Imagen: Pixabay