* Asesinatos de mujeres transgénero en Chihuaha y Juárez no han sido considerados como feminicidios pues el Código Penal impide que la Fiscalía de la Mujer atraiga las investigaciones

 

En México existe otro tipo de asesinatos contra mujeres de los que poco se hablan, se trata de los transfeminicidios, asesinatos de mujeres trans que difícilmente son catalogados correctamente por las autoridades.

México es el segundo país con el mayor número de transfeminicidios, superado únicamente por Brasil.

En 2018, los únicos municipios en donde se tuvo conocimiento sobre este tipo de asesinatos fue en Chihuahua y Ciudad Juárez, en donde se registraron 65 delitos de este tipo.

Por supuesto que el número de muertes reales debe ser aún mayor, sin embargo no existe un registro adecuado del número de mujeres trans desaparecidas, cuya ausencia no es investigada correctamente por las autoridades por ser considerada una “población flotante”.

Es tal la violencia que aquella a las mujeres trans, que en México el promedio de vida para estas mujeres es de entre los 30 y 45 años de edad.

La realidad de una mujer trans se ha convertido en un sinónimo de muerte, pues los casos de violencia en contra de esta población han ido en aumento; desde caso de violencia, riesgos sanitarios y el entorno de inseguridad que se vive en los entornos laborales.

 

Trans víctimas de violencia de género

Al respecto, Grecia Gabriela Herrera Alvarado, representante de Respetttrans Chihuahua y primera mujer que lograr su cambio de género en el estado, hablo con el diario El Universal, a quien aseguró que su comunidad ha luchado por que se incluya una alerta de género en los transfeminicidios.

“Es más fuerte y más doloroso porque lo hacen con mayor odio y con mayor cizaña. Quien asesina a una mujer trans lo disfruta, porque le representa deshacerse de esa aberración, es así como la visualiza, como una aberración de la vida, de la naturaleza”, aseguró.

Y es que la comunidad trans ha pedido en múltiples ocasiones a la fiscalía, al Instituto de la mujer, a grupos feministas y de derechos humanos una verdadera incidencia pública, con una ley que permita que se incluya al transfeminicidio como un delito de violencia de género.

En Ciudad Juárez, tan solo del 14 al 31 de diciembre pasado se cometieron cinco asesinatos de este tipo.

“Todas ellas fueron degolladas, decapitadas, mutiladas de sus genitales, y no hay un solo detenido, ningún inculpado en todos esos casos ocurridos en 2018”, señala Herrera Alvarado.

Aunque para los jueces, para la propia fiscalía y sus psicólogos solo se trata de hombres vestidos de mujer muertos.

Lamentablemente el Código Penal impide que la Fiscalía Especializada de la Mujer atraiga las investigaciones por transfeminicidio.

Esto aunque pudiera decirse que a las mujeres transgénero se les asesina por un repudio aún mayor que a las mujeres, pues teniendo la posibilidad de estar del lado de los hombres eligen ser mujeres de forma antinatural.

 

Imagen: Pxhere