* Ernestina Godoy, procuradora capitalina informó que sobre el caso del músico Armando Vega Gil no hay nada más que investigar y ha pedido respeto para el movimiento #MeToo

 

La procuradora capitalina Ernestina Godoy indicó que en el caso de la muerte del músico Armando Vega Gil no hay más qué investigar porque se trató de un suicidio.

Manifestó su respeto absoluto al movimiento de denuncias en contra del acoso sexual conocido como “#MeToo”.

“Está acreditado que fue efectivamente un suicidio. No tenemos mayor cosa qué investigar.

Los peritos así lo determinaron”, dijo en rueda de prensa al ser cuestionada sobre si se investigará a quienes operan este tipo de sitios en México.

“Absoluto respeto a este movimiento”, indicó la titular de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, quien subrayó: “no queremos que ni haya abuso, ni acoso, ni nada”, pero tampoco “estamos presionado a las mujeres para que vengan a denunciar”.

La funcionaria señaló que si desean denunciar la Procuraduría capitalina está abierta, aunque si no lo hacen la información que se maneja en estas redes sirve para generar políticas púbicas y programas. “Respeto absoluto a esas páginas”.

El músico decidió quitarse la vida después de que se le acusara dentro del movimiento #MeTooMusicosMexicanos, de haber acosado a una joven cuando tenía 13 años de edad.

A través de redes sociales, Armando publicó un emotivo mensaje donde solicitó que no se le culpara a nadie de su muerte ya que era “una decisión voluntaria, consciente, libre y personal”.

Vega decidió terminar con su vida para no involucrar el futuro de su hijo, y a pesar de que expresó que era inocente y que siempre hizo actos humanitarios para crear un mundo mejor, su mejor salida era el suicidio.

 

Imagen: Archivo