* Una deuda heredada en la administración de Coyoacán dejó sin pago a los maestros.

Desde el 9 de octubre se suspendieron las clases en instalaciones públicas culturales y deportivas ubicadas en la alcaldía de Coyoacán.

El cese afectó a miles de usuarios de estos servicios luego de que algunos maestros e instructores decidieran dejar de laborar.

Además, de ocho albercas, cuatro cerraron y el resto sólo ofrece clases de forma intermitente.

Es la misma situación la que se vive en los centros culturales.

¿Por qué no hay labores?

Cerca de 300 profesores, con salarios desde 13 mil a 23 mil 400 pesos, llevan dos meses sin recibir su sueldo.

El problema radica en que la alcaldía tiene una deuda, desde la administración de Raúl Flores, con la Policía Bancaria e Industrial (PBI).

Además, un juez dio la instrucción de embargar las cuentas de dicha alcaldía por el adeudo.

El alcalde, Manuel Negrete, informó que busca una solución al problema con la Secretaría de Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México, para conseguir los recursos para liquidar las deudas con profesores y con la PBI.

Cuotas

El cierre de las actividades generó molestia en los usuarios, especialmente en los padres de famila.

Ellos señalan que el pago de las cuotas por esos servicios se realiza puntualmente cada 30 días, por lo que exigieron que se les pague su salario a los profesores.

Por ello, usuarios y profesores aseguraron que marcharán este jueves desde varios puntos de Coyoacán hasta la sede de la alcaldía como protesta contra Negrete para que salde los adeudos.

¿De cuánto estamos hablando?

La deuda que sostiene la alcaldía con la PBI asciende a 69 millones de pesos, aunque originalmente era de 43 millones de pesos por el servicio de seguridad, sólo que ahora se le suman intereses.

Y tras el embargo de las cuentas, las autoridades de Coyoacán no pueden pagar a los empleados.

Según la Secretaría de Seguridad Pública, la PBI ofreció el servicio de custodia y vigilancia en la alcaldía del 2009 al 2012, en el gobierno de Raúl Flores.

El problema radicó en que el año 2012 la administración de Coyoacán no pagó, por lo que se presentó una demanda que falló a favor de la PBI en el 2013.

Tras el fallo, Flores había acordado pagar en los siguientes dos meses, situación que aparentemente nunca se cumplió.

Imagen: Notimex

También te puede interesar:

Caso cerrado el del socavón en el Paso Exprés, asegura Arely Gómez

VIDEO: Mujer es arrastrada por un taxista que huía de un choque