* Los padres no sabían que era cáncer, pero actuaron a las “primeras señales”.

Una fotografía familiar suele ser un bello recuerdo, pero unos padres jamás imaginaron lo que descubrirían tras capturar a su hija Izzy, de 23 meses de edad, dormida en el parque.

Semanas más tarde de haber tomado la foto, Dave Fletcher, de 39 años de edad, y su esposa, Vicky, de 37, notaban a su bebé muy cansada.

Resulta que al ver la imagen reflexionaron y llegaron a la conclusión de que la pequeña estaba exhausta casi todo el tiempo.

Dave narra que aquel día dejó a la menor en los columpios, donde la venció el sueño y terminó por caer al suelo.

A ambos padres les extrañó que durmiera en el parque, cerca de su hogar, en Claines, Worcestershire, Inglaterra.

Gracias a sus dudas al respecto, la menor fue revisada por médicos y el diagnóstico fue arrollador: leucemia.

“Pero no pensé mucho en eso. Pensé que era un momento lindo y sólo le tomé una foto. Fue después que nos dimos cuenta de que todo era parte de los síntomas y que lo que había capturado era que ella mostraba signos de algo peligroso”, contó Dave.

El futuro

La pequeña Izzy ahora tiene tres años de edad y lleva más de 570 quimioterapias a su corta edad.

Sin embargo, el cáncer cedió y actualmente recibe terapia para evitar que regrese el mal a su cuerpo.

Un llamado

Dave y Vicky dedican parte de su tiempo en advertir a otros padres de familia para que estén atentos sobre la salud de sus hijos.

Según esta pareja, ellos no habrían podido salvar a su hija de no haber notado a tiempo que algo andaba mal.

Por ello, piden a las familias prestar vital atención a las “primeras señales” para evitar desenlaces trágicos.

Imagen: Facebook

También te puede interesar:

¿El presidente de Nigeria es un impostor?

Sully, el perro fiel que no se separa del ataúd del expresidente George H.W. Bush