Mientras en el municipio Santos Reyes Yucuná, Oaxaca, el 99.9 por ciento de su población vive en pobreza, los empresarios mexicanos Carlos Slim Helú (7), Sara Mota de Larrea (122), Alberto Baillères (126), Ricardo Salinas (197), Germán Mota Velasco (425) y David Martínez (462) figuran en la lista de Bloomberg de los 500 multimillonarios del mundo cuya riqueza en conjunto aumentó este año un billón de dólares, un 23 por ciento más.

Al menos tres de ellos, Slim, Baillères y Salinas Pliego, maximizaron sus fortunas en paraísos fiscales, de acuerdo con una extensa investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) denominada Paradise Papers.

“La debilidad de los sistemas fiscales nacionales ha hecho que el peso tributario se haya trasladado de las empresas a las personas, aunado a la reducción del presupuesto para servicios públicos, lo que ha exacerbado aún más la desigualdad económica y social”, expuso el economista especializado en desigualdad, Carlos Brown Solá.

Además, los negocios de los seis multimillonarios corresponden a sectores como telecomunicaciones y minería que fueron privatizados o están regulados por el Estado, lo que indica que “o han sido otorgados en condiciones muy benévolas o regulados de manera muy laxa”, consideró el economista Gerardo Esquivel cuando presentó su estudio Desigualdad extrema en México.

Durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, Slim obtuvo la empresa estatal Telmex en 1990, Jorge Larrea (esposo y padre de Sara y Germán) compró unas mineras que se convirtieron en Grupo México y Ricardo Salinas Pliego recibió la concesión de Imevisión en 1993, cuando ya poseía las tiendas Elektra, fundadas por su padre Benjamín Salinas. En la década de los 60 fue Raúl Baillères, padre de Alberto Baillères, quien recibió la concesión minera para formar Peñoles.

En el país viven 53 millones de personas en pobreza, casi la mitad de la población, y 9 millones en pobreza extrema. A nivel municipal, 190 municipios concentran porcentajes mayores al 95 por ciento de mexicanos en situación de pobreza, una realidad desconocida para ellos, los hombres y mujeres de negocios.

A pesar de que la tasa de desempleo de 4 por ciento promedio es baja, más de la mitad de los trabajadores laboran en la informalidad sin acceso a seguridad social y, con un salario mínimo de 88.36 pesos, 50 millones de mexicanos tienen un ingreso por debajo de la línea de bienestar, es decir, canasta alimentaria y servicios básicos, de acuerdo con datos oficiales.

Para dimensionar la riqueza de los multimillonarios en México, el economista Carlos Brown ejemplificó que si se pone en los bancos la riqueza total de Carlos Slim (América Móvil), Germán Larrea (Grupo México y Cinemex), Alberto Baillères (Palacio de Hierro) y Ricardo Salinas Pliego (TV Azteca), cuatro de las personas más ricas de este país, la tasa de interés de referencia de esas fortunas bastaría para darle un salario mínimo a 2 millones de personas durante un año.

También te puede interesar:
Los Pinos rechaza pago de bots; estudio de Oxford los desmiente
2017 se fue dejando un aumento a las gasolinas