* El comunicados señala que no existe acuerdo sobre migración entre el futuro gobierno federal de México y el de Estados Unidos. El nuevo gobierno iniciará su mandato el 1 de diciembre próximo

 

Olga Sánchez Cordero, quien será ministra de Gobernación (Interior) del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, negó este sábado que el próximo gobierno haya alcanzado un acuerdo con Washington sobre cómo abordar el flujo de migrantes centroamericanos hacia Estados Unidos.

El diario estadounidense The Washington Post publicó un artículo según el cual Sánchez Cordero confirmó que el equipo de López Obrador ya habría llegado a un acuerdo de principio con su vecino del norte sobre este espinoso tema.

Esto significaría un importante paso para la política anti-inmigrante del presidente Donald Trump. El rotativo aclara que nada está firmado aún y quedan detalles por definir.

“No existe acuerdo de ningún tipo entre el futuro gobierno federal de México y el de Estados Unidos. El nuevo gobierno iniciará su mandato el 1 de diciembre próximo”, señaló por su parte la futura funcionaria.

La también senadora evitó desmentir la sustancia del artículo del Washington Post en el comunicado emitido en Guadalajara (oeste).

La postura de Trump

Trump busca endurecer las condiciones para obtener refugio en Estados Unidos en momentos que más de 5.000 migrantes.

La gran mayoría de los migrantes son hondureños, se encuentran en la mexicana Tijuana, fronteriza con San Diego.

Los migrantes están, desde hace una semana, decididos a cruzar hacia el norte y pedir refugio con el argumento de que huyen de la pobreza y la violencia de las pandillas en su país.

Al menos dos caravanas más avanzan hacia el norte mexicano.

La futura funcionaria recalcó que ahora sólo mantienen contacto con el gobierno saliente, sobre quien recae, señala el comunicado.

“La responsabilidad de prestar la ayuda humanitaria a los migrantes y definir su situación migratoria”.

¿Qué dice AMLO?

En el comunicado aclara que el gobierno de López Obrador

“no considera en sus planes que México asuma la condición de ‘tercer país seguro’ para la atención de los migrantes centroamericanos, o de otros paises, que se encuentran en territorio de Mexico”.

El gobierno de Enrique Peña Nieto ha rechazado en otras ocasiones que México sea un tercer país para migrantes o que sean deportados a territorio mexicano.

“Para el equipo de transición del presidente electo, lo mas importante en el tema de las caravanas de migrantes centroamericanos (…) es la protección de sus derechos humanos y el auxilio para asegurarles condiciones para su alimentación, salud y alojamiento”, añade el comunicado.

Los migrantes en Tijuana empiezan a mostrarse ya impacientes ante la demora para cruzar a Estados Unidos pues primero deben apuntarse en una lista y la espera puede ser de hasta más de un año.

Información: Notimex

También te puede interesar:
No voy a ser rehén de nadie, mi amo es el pueblo de México: AMLO
López Obrador invita a cenar a Peña Nieto en su casa de la Roma