El conocimiento de las comunidades mayas en áreas como la agroecología ofrece alternativas para desarrollar comunidades más amables con el medio ambiente. Son modelos que contribuyen a combatir el llamado cambio climático, declaró el comunicador e investigador mayista, Bernardo Caamal Itzá.

Caamal Itzá recordó que los mayas, desde hace miles de años, lograron desarrollarse con éxito en áreas como la agricultura, el manejo del agua y de los recursos naturales.

Las declaraciones se dieron en entrevista previa a su participación en el Foro Social Mundial de las Economías Transformadoras (FSMET). Este foro se celebrará en Barcelona, España, que inicia este viernes.

Las evidencias

Hay evidencias de que los pueblos originarios de Mesoamérica tenían un buen sistema de organización y trabajo colectivo. Con ello, se aprovechaban mejor los recursos que obtenía y los mayas no fueron la excepción, preciso.

“Creo que una de las evidencias más importante es el llamado cultivo de la milpa. Este es un método de aprovechamiento de la tierra que tiene miles de años de existencia. Aún se usa con éxito para el abasto de alimento en muchas comunidades de la zona maya peninsular”, explicó.

También se sabe que muchos de los antiguos asentamientos en esta región usaron los llamados “chultunes”. Con ellos tenían agua almacenada por varios días y dar sustentabilidad al cultivo de alimentos y al consumo cotidiano del elemento, dijo.

En armonía con el medio ambiente

“Fue una civilización que logró crecer en armonía con el medio ambiente y que, hasta nuestros días, tiene por ejemplo mucho que aportar en el tema, algo que debería formar parte de los programas de enseñanza en nuestro sistema educativo para que ese conocimiento se difunda y sea más útil”, subrayó.

También te puede interesar: Estudiantes desarrollan plástico biodegradable con cáscara de mango

El agrónomo y comunicador maya precisó que participará en el Foro con el tema “Kuxtal o desarrollo desde la perspectiva del pueblo maya” y hablará no solo de los efectos devastadores del cambio climático en todas las regiones del mundo, sino también de las opciones que el pueblo maya ofrecer para ayudar a frenarlo.

“Es una reflexión para saber usar nuestras capacidades locales y recursos naturales con el fin de asegurar nuestra sobrevivencia, y eso significa, no solo preservar la lengua maya, sino que entendamos como queremos sobrevivir ante la amenaza del cambio climático y que es necesario cambiar también la forma en como entendemos el desarrollo y la economía global”, añadió.

Comentó que los organizadores lo invitaron tras conocer el trabajo que ha hecho desde hace ya muchos años en el campo de la radio indígena, la difusión de agroecología, la comunicación y la educación popular, así como su experiencia en la divulgación de contenidos con ideas transformadoras de la economía”.

“Uno de los principales retos en este camino es la falta de un relato común de este antiguo conocimiento; hay que aglutinar ese conocimiento en el manejo de los recursos naturales y hacer un relato más amplio y compartirlo con todo el mundo para impulsar la transformación socioeconómica”, manifestó.

Imagen: PxHere