*La ablación por catéter frente a terapia médica de última generación; un nuevo procedimiento que podría sustituir los fármacos en tratamiento de arritmias

El procedimiento cardiovascular común de ablación por catéter reduce la recurrencia de la fibrilación auricular y el riesgo de hospitalizaciones, además de que mejora los síntomas y la calidad de vida de los pacientes.

Una investigación financiada por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, cuyos resultados se publicaron en marzo pasado en la revista JAMA, comparó la ablación por catéter frente a la terapia médica de última generación.

Los datos del ensayo no fueron concluyentes para demostrar que la ablación por catéter es mejor que la terapia con fármacos, en cuanto a reducir la tasa de muerte y de accidente cerebrovascular, pero mostraron fuerte evidencia de reducir la recurrencia de la enfermedad y de hospitalizaciones.

La fibrilación auricular es una arritmia cardiaca común que afecta aproximadamente a 30 millones de personas en todo el mundo. La mayoría de quienes están en esta condición tiene factores de riesgo identificables, como presión arterial alta o anomalías estructurales del corazón, o de mayor edad.

Esta enfermedad aumenta el riesgo de una persona de tener un accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca u otra afección grave del corazón; puede estar presente sin que haya síntomas, y en algunos casos, los pacientes tienen cansancio, debilidad o fatiga, sensación de mareo, desmayos, confusión, desorientación y dolor en el pecho.

Douglas Packer, cardiólogo de Mayo Clinic e investigador principal del estudio, detalló que el ensayo CABANA inscribió a dos mil 2204 pacientes en 16 centros de 10 países, entre los años 2009 y 2016.

Todos ellos tenían fibrilación auricular nueva o poco tratada, la edad promedio de las personas fue de 68 años de edad, de las cuales 37 por ciento fueron mujeres. Los participantes tenían comorbilidades de importancia, como hipertensión.

Se les dividió en dos grupos de iguales proporciones para la ablación por catéter o la terapia medicamentosa.

La comparación mostró que la ablación por catéter, técnica mediante la cual se introduce una sonda larga y fina que descarga energía (fría o caliente) a fin de destruir el tejido cardíaco, redujo en 17 por ciento la mortalidad y las hospitalizaciones por motivos cardiovasculares frente a la terapia con medicamentos antiarrítmicos.

También disminuyó la recurrencia de la fibrilación auricular en 48 por ciento y se observaron mejoras de importancia clínica en la calidad de vida y en los síntomas relacionados con la fibrilación auricular, que se mantuvieron durante cinco años.

Los resultados de la investigación no se pueden considerar concluyentes, ya que durante el análisis algunos pacientes cruzaron las terapias y eso pudo haber alterado los resultados, por lo que se requiere una mayor exploración, pero se ha tenido un importante avance, expresaron los especialistas que lo dirigieron.

Imagen: Especial