* Tochimilco es un sitio perfecto para cultivar aguacate, y es piedra angular para la economía local

Los campesinos que cultivan aguacate al pie del volcán Popocatépetl, en el poblado de Tochimilco, están acostumbrados a que el coloso escupa ceniza y rocas incandescentes.

Tras el pronunciamiento de Donald Trump con respecto a cerrar la frontera con México, es una amenaza tal vez mayor a la que representa el “Popo”.

Cerrar la frontera significaría cerrar el mercado estadounidense, destino de 80% del aguacate de México, el mayor productor mundial con casi dos millones de toneladas en 2018.

“Entonces al darnos cuenta del muro que quiere poner Trump, nos perjudicaría porque nuestro producto allá es muy apreciado”, dice Genaro Ramírez, un veterano cultivador de aguacate cuyo cabello canoso asoma bajo el sombrero.

“Los americanos lo consumen mucho, nos pagan con dólar y eso ayuda mucho para la economía de México”, dice Ramírez.

Estados Unidos es el principal importador de aguacate.

Este fruto verde se ha convertido en parte de la dieta de los estadounidenses, vital para la tostada en el desayuno hasta el guacamole en el Super Tazón.

La locura por el aguacate en Estados Unidos se ha alimentado tanto por los beneficios que implica su consumo como por su masiva distribución.

Los cerca de 2.000 millones de dólares que representan las exportaciones de aguacate son emblemáticos en el comercio entre estos vecinos.

Aguacate en todas sus formas

Tochimilco es un sitio perfecto para cultivar aguacate, y es piedra angular para la economía local.

Los árboles de aguacate rodean la zona y se estrechan en las faldas del volcán.

Ahí se cuentan unas 200 granjas de aguacate de tamaño medio y que venden a intermediarios, que lo comercian en el mercado.

Los pobladores de Tochimilco, profundamente arraigados a sus tradiciones indígenas, tratan de verlo todo con la misma calma con que ven al activo “Popo”.

“El volcán no nos da miedo para nada”, dice la campesina Juana Analco sobre “Don Goyo”, como lo llaman los pobladores.

“Además cada año se suben ofrendas para que nos siga dando de su tierra”, añade sobre una de las tradiciones indígenas en torno al volcán.

Algunos quizá esperan que esto también de resultado con Trump.

Imagen: Notimex