Si olvidas fechas muy fácil o te falta tiempo y te has quedado sin teléfono, gas, luz o cable porque se te “pasó” pagar; o si te ha tocado desembolsar dinero por la odiosa comisión de un pago tardío con tu tarjeta de crédito, probablemente te conviene domiciliar pagos a tu cuenta.

La domiciliación bancaria es un servicio práctico pero poco usado por los mexicanos. Hasta 2010, solo el 2% de las 5.7 millones de operaciones que se realizan en promedio cada día, se hacían por pagos domiciliados, según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, Condusef.

Por otro lado, usar este servicio brinda beneficios importantes, pues además de ahorrar tiempo y dinero (al no pagar multas por pagos astrasados), puede servirnos para cumplir con el uso “mínimo” requerido de una tarjeta bancaria sin necesidad de hacer gastos extras. No obstante, hay algunas condiciones que debes atender si decides domicilar un pago. Te explicamos cuáles.

¿Qué es “domiciliar”?

Se trata de un servicio bancario que permite al titular de una cuenta bancaria (de cheques, de nómina, tarjeta de débito o de tarjeta de crédito) autorizar que el banco le cargue de manera automática a su cuenta los recibos, cobros o facturas por los servicios de otro proveedor, por ejemplo: el pago de la luz, el teléfono, la televisión restringida, la colegiatura, entre muchos más.

¿Cómo se hace?

  • Debes tener una cuenta bancaria, de cheques y/o tarjeta de débito en un banco y con CLABE asignada.
  • Debes acudir a tu banco a solicitar este servicio, y allí llenar un Formulario de Autorización para que a su vez, el banco avise a la institución que remitirá el cobro, por ejemplo: a la compañía telefónica, de cable o de luz. Solo se autoriza este servicio a titulares de la cuenta.
  • Tienes que darles el nombre del proveedor o servicio que desee domiciliar (por ejemplo, la compañía telefónica; el nombre del colegio, el servicio de TV específico); el periodo de pago (por ejemplo, mensual, quincenal, trimestral); el número de la tarjeta o cuenta a la que se realizarán los cargos, y el monto máximo fijo autorizado para cobrar en cada periodo.
  • Tú también puedes (y en algunos casos) debes avisar a la institución externa que a partir del siguiente mes, tu pago será domiciliado a tu cuenta bancaria, de este modo aseguras que saben cómo será tu pago y que mantendrás el servicio.
  • Sé consciente de que el banco puede cobrar algunas comisiones, pregunta antes de firmar la autorización
  • No olvides mantener fondos suficientes en la cuenta, para que se pueda cargar el importe del recibo cada vez que llegue directamente a tu cuenta.

¿Cuánto cuesta?

La mayoría de los bancos ofrecen el servicio de domiliciación de forma gratuita, usualmente para servicios como: teléfono, internet, celular, gas natural, colegiaturas, hipotecas, televisión por cable, agua, predial (servicios públicos); pero en algunos casos sí existen comisiones, si la institución bancaria no tiene convenio con la empresa que ofrece el servicio.

Cada banco tiene diferentes convenios y cambian constantemente, por lo que el cliente debe preguntar por específicamente del servicio que  le interesa domiciliar.

Ventajas y desventajas

Aunque se trata de un servicio práctico, la Condusef advierte que existen debilidades que el usuario debe saber cuando acepta domiciliar un pago a su cuenta bancaria.

ProsContras
  • Te olvidas de fechas y de hacer filas para ir a pagar muchos servicios. Con tu autorización, el banco realizará los pagos por ti, de forma automática y periódica.
  • Cualquier persona con una cuenta bancaria puede solicitar la domicialización.
  • La mayoría de los bancos no cobran comisión extra por este servicio.
  • Debes autorizar un monto máximo, es decir, que el banco no podrá hacerte cargos por más dinero del que autorizaste.
  • Puedes cancelar el servicio sin costo y se suspenderá en un plazo máximo de tres días hábiles a partir de la solicitud.
  • Algunas empresas pueden hacerte algún descuento por pagar de esta manera (por ejemplo, algunos colegios o clubes).

 

 

  • Como debes autorizar un monto máximo para cobros, si ese mes tu deuda rebasó tu límite, deberás pagarla presencialmente.
  • Si no llevas un control, ni conoces bien tu estado de cuenta, puedes perder noción de tus gastos hasta que sea demasiado tarde.
  • En caso de un cargo indebido puede ser más tardado realizar una reclamación, ya que debes esperar la fecha del corte de tu tarjeta. Si no reconoces algún cobro, tienes 90 días para detectarlo y presentar la queja ante el banco. El reembolso podría tardar otros 60 días en ser abonado a la cuenta.
  • Si tu cuenta bancaria se queda sin fondos, no podrá hacerse el cargo y te cortarán o supenderán los servicios domiciliados.