* Llegar al final de la quincena no tiene porque ser motivo de angustias, aquí te decimos que hacer para salir bien librado.

No han pasado ni tres días después de que pagaron la quincena y tu ya estás mordiéndote las uñas.

Y lo peor es que ya debes cambiar ese último billete de $500 y sabes que con eso tu dinero se va como agua.

Lo más horrible de todo, es que no sabes ni en qué te acabaste toda tu lana.

De acuerdo con el especialista en finanzas personales, Leann Harms, para evitar eso, debes “cumplir con un presupuesto diario (que te) ayudará a alcanzar metas de tu presupuesto mensual”.

Leann señala que si bien hay gastos diarios relacionados con el hogar, trabajo y alimentación, debes realizar una planeación.

Y para que eso sea exitoso, debes tener una idea clara de lo hábitos de gasto.

Lo primero que debes hacer es enlistar, diariamente, los gastos que realizas; desde el chicle que compraste hasta tu gasto en comida.

Y así, te será más fácil identificar gastos fijos y tus gastos variables, de tal forma que elmines las fugas de dinero.

Pero no tienes qué sacar el papelito y la pluma, en internet hay un sinfín de aplicaciones que te ayudarán.

Ya que que sepas cuánto gastas diariamente, y fijes una cantidad diaria para ello, podrás fijarte una meta de ahorro.

Por ejemplo, si asignas 200 pesos diarios, ponte la meta de regresar a casa con al menos 20 pesos en la bolsa, y ponlos en el cochinito.

El 80% de los mexicanos no sabe exactamente cuánto gastó en la semana, según la Encuesta Nacional sobre Comportamientos, Actitudes y Conocimientos Financieros elaborada por el Banco Mundial.

Con esa referencia, podrás darte cuenta que no eres el único que “se muerde las uñas”, pero puedes hacer algo para cambiarlo.

Foto: Archivo