*Una nueva investigación del IPN ha explorado las propiedades de la cáscara de la nuez, con la finalidad de crear un bioplástico

A fin de aprovechar los desechos agroindustriales que se producen en el país, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrolla una investigación para explotar las propiedades de la cáscara de la nuez, con la finalidad de crear un bioplástico de mayor dureza que reemplace a los que no cuentan con propiedades biodegradables.

El IPN informó que la investigación es realizada por Jesús Nicolás Bermúdez, estudiante de Doctorado en Alimentos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), quien explicó que con este proyecto se busca cuidar el medio ambiente.

“Se estudiaron tres variedades de nuez: pecanera (Carya illinoinensis), de castilla (Juglans regia) y avellana (Corylus avellana), y se realizó la caracterización general de estas cáscaras, para darle uso en otras áreas”, acotó.

Indicó que la industria de los alimentos genera mucho desperdicio, las diferentes cáscaras de nuez no se utilizan y se convierten en desecho agroindustrial.

Por ello, con las nuevas tecnologías y microscopios se busca caracterizarlas para saber de qué están compuestas y a partir de ahí darles un uso o aplicación.

Nicolás Bermúdez indicó que esta investigación resulta de gran utilidad, porque hoy en día se usa mucho la biomimética, mediante la cual se emplean recursos naturales en la producción de materias primas.

“Con este tipo de proyectos buscamos usar desechos e inspirarnos en estas estructuras para inventar nuevos materiales a partir de otros naturales”, dijo.

Finalmente, el estudiante politécnico comentó que sus resultados los publicó en la revista internacional Plant Physiology and Biochemistry y se han presentado en diversos congresos nacionales e internacionales.

Imagen: Especial