* Las mineras tienen el 30% del territorio nacional concesionado, según el mandatario

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que se respetarán las concesiones mineras, no se revocarán, subrayó; sin embargo, ya no se otorgarán más.

En conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, dijo que los únicos requisitos son: que las empresas mineras, en particular las canadienses, lleven a cabo una explotación limpia, que se pague bien a los mineros, que se cubra la misma cantidad de impuestos que erogan allá en Canadá y, sobre todo, que no contaminen.

Dijo que las concesiones que entregaron en los últimos 36 años los gobiernos pasados fueron del orden de 40 a 50 millones de hectáreas, y el país tiene 200 millones de hectáreas, es decir, 30% del territorio nacional, y “no se lo acabarían ni en mil años”.

Detalló que sólo en la administración del expresidente Felipe Calderón Hinojosa se entregaron 20 millones de hectáreas para la explotación minera a un puñado de empresas, mientras que el exmandatario Lázaro Cárdenas entregó a un millón de familias campesinas 18 millones de hectáreas para conformar ejidos entre 1934 a 1940.

El desorden

López Obrador destacó que “es urgente atender todo el tiradero, el desbarajuste que dejaron tanto en Pemex como en la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”.

Dijo que se le está dando atención especial a la revisión de los contratos que se suscribieron para la instalación de gasoductos en el país.

Además, indicó que dichos contratos se otorgaron con la complicidad de servidores públicos y de consejeros de órganos autónomos.

De hecho, señaló que hubo al menos omisión por parte del extitular de la CFE en la pasada administración, Enrique Ochoa Reza, ya que son contratos muy favorables a los particulares y dañinos para el interés general.

También manifestó que se trata de miles de millones de pesos, por lo que se regularizará dicha situación, ya se está hablando con las empresas buscando también que se concluyan las obras, ya que además se están aplicando multas al gobierno federal.

Agregó que se paga mucho dinero del presupuesto para cubrir esas multas y que se dice que hay inconformidades por donde pasan los gasoductos, además de que aún no se sabe “a ciencia cierta” si esas molestias están siendo promovidas por las propias empresas.

Puntualizó que personalmente está analizando este tema con el director de CFE, Manuel Bartlett, puesto que es mucho dinero el que se comprometió, lo que impide que la CFE pueda salir adelante como empresa productiva.

Imagen: Notimex