* El aborto legal se considera cuando este se realiza antes de las 12 semanas de gestación, pero ¿por qué se eligió ese periodo?


Oaxaca se convirtió en uno de los estados mexicanos en votar a favor del aborto legal hasta las 12 semanas de gestación.

Pero muchos colectivos han hecho hincapié en que el embrión en cuestión es una persona desde la concepción.

Entonces ¿por qué la ley establece el aborto legal hasta las 12 semanas de gestación?

También te puede interesar: Una mujer quedó estéril luego de someterse a 17 abortos en 6 años

Bueno, de acuerdo con investigaciones científicas un embrión de 12 semanas no tiene conciencia, es decir, no es capaz de sentir dolor ni satisfacción.

Los estudios recientes en neurobiología intrauterina han concluido con precisión la etapa de embarazo en el que el embrión se consideraría una persona consciente.

Así determinaron que las funciones propias de un cerebro se forman después de la semana 12 de gestación.

“Lo que distingue al ser humano es su corteza cerebral y un embrión no la posee, no es un individuo biológico, ni una persona, tampoco un ser humano”, asegura Ricardo Tapia Ibargüengoytia, del Colegio de Bioética de México.

DE LA FECUNDACIÓN A LA SEMANA 12

“Si entendemos la consciencia como la mera presencia de actividad neuronal y/o cerebral, esta es nula previo al tercer mes y por lo tanto, no existiría a la duodécima semana de gestación”.

Se le llama embrión a la célula en proceso dentro del vientre materno, durante el tiempo entre la fecundación y el desarrollo cerebral, es decir, la semana 12.

Posterior a este periodo se puede comenzar a denominar feto.

Si bien el desarrollo del sistema nervioso se produce en la segunda semana de gestación, estos no envían información al cerebro.

Hacía la sexta semana, se presenta una estructura nerviosa, pero su estado aún es primitivo y se le denomina, tubo neural y da origen al encéfalo y la médula espinal.

De acuerdo con los médicos, es hasta el trimestre, es decir, poco antes de dar a luz, cuando el feto logra una formación ósea y neuronal.

Foto: Pixabay