Sin lugar a dudas, el THC (llamado en muchas ocasiones delta-9-THC) es el cannabinoide más ampliamente conocido de la planta de cannabis. Aunque algunas variedades normalmente de cáñamo prácticamente carecen de él, con contenidos que apenas llegan al 1%, las variedades de cannabis narcótico presentan un elevado contenido (hasta el 30%) del que es el principal compuesto psicotrópico producido en los tricomas de la marihuana. En efecto, el THC es el más importante componente psicoactivo del cannabis, responsable de la sensación de “colocón” comúnmente asociada al consumo de esta planta y que ha hecho que ésta sea ilegalizada en la mayoría de países del mundo.