Según el artículo 90 de la Ley Federal del Trabajo, el salario mínimo es la cantidad que debe recibir un trabajador, cuando menos, por sus servicios prestados en una jornada laboral.

Además, debe ser suficiente para satisfacer las necesidades de una familia en lo material, social, cultural y para la educación obligatoria de los hijos.