Apple utiliza el término para referirse a las pantallas de alta densidad de pixeles que utiliza en sus dispositivos.

La compañía asegura que la Retina Display, con más de cuatro millones de pixeles, supera lo que el ojo humano es capaz de percibir, aunque algunos científicos aseguran que esto es falso.

La empresa de la manzana incorporó esta tecnología a partir del iPhone 4, del iPod touch de cuarta generación, en el iPad de tercera generación.