La ciencia ciudadana se trata de la investigación científica llevada a cabo por un grupo de colaboradores, que en su totalidad o en parte son científicos expertos y profesionales, que trabajan en conjunto con gente común.

El documento “Green Paper on Citizen Science: Citizen Science for Europe” describe la Ciencia Ciudadana como “el compromiso del público general en actividades de investigación científica; cuando los ciudadanos contribuyen activamente a la ciencia con su esfuerzo intelectual o dando soporte al conocimiento con sus herramientas o recursos.

Los participantes proveen datos experimentales o equipos a los investigadores. Los voluntarios, a la vez que aportan valor a la investigación, adquieren nuevos conocimientos o habilidades, y un mejor conocimiento del método científico de una manera atractiva.

Como resultado de este escenario abierto, colaborativo y transversal, las interacciones entre ciencia-sociedad-políticas investigadoras mejoran, conduciendo a una investigación más democrática, en donde las decisiones se toman basadas en evidencias informadas surgidas del método científico, total o parcialmente, por parte de científicos amateur o no profesionales”.