Desde el ámbito de la computación, se define como la capacidad de razonamiento que presenta un agente que no tiene vida.

El ejemplo más común sobre la Inteligencia Artificial (IA) son los robots.

El término se le debe al informático estadounidense John McCarthy, quien fue el primero en mencionarlo durante una conferencia en 1956.