El mal de Alzheimer (AD, por sus siglas en inglés) es la forma más común de demencia, denominada en algunas ocasiones como demencia senil de tipo Alzherimer (DSTA).

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta como deterioro cognitivo y trastornos conductuales. Regularmente es reconocida por la pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales (tales como las capacidades cognitivas superiores), a medida que mueren las neuronas y se atrofian diferentes zonas del cerebro.

Esta enfermedad suele dar una esperanza de vida de 10 años, a partir de su diagnóstico, aunque por supuesto puede variar en proporción directa con la severidad del padecimiento.

El Alzheimer es incurable y terminal, y por lo regular aparece en personas mayores de 65 años, aunque hay casos aislados en donde pacientes se han visto afectados desde los 40 años.