* El negocio de la cannabis despierta el interés de los inversionistas, pues consideran que el cultivo podría ser altamente lucrativo.

Con su legalización gradual en muchos países, el cannabis despierta el apetito de los inversores y los intermediarios financieros, que consideran que su cultivo puede ser lucrativo.

En la actualidad, 25 países, incluidos Uruguay, México, Australia, Canadá, Sudáfrica, Suiza, Israel y Turquía, legalizaron total o parcialmente el mercado, para uso recreativo o médico.

La lista, previsiblemente, aumentará en los próximos años.

¿Habrá quedado atrás la época de los jardineros aficionados que ejercían, a escondidas, en el fondo del huerto?

También te puede interesar: Gomitas de cannabis, la nueva moda en México

“Perspectivas de expansión”, “oportunidades de crecimiento”, “cadena de valor”…

Para el gestor de activos Schroders, el cultivo de marihuana ha pasado ya del estatus de “diversión reservada únicamente a los habituales” al de “producto de inversión” codiciado por los círculos de empresarios.

“Desde hace dos años, el cannabis se ha convertido en un objetivo de los inversores, a causa de la evolución rápida de la legislación y de la opinión mundial”, explicó Andrew Howard, director de investigación sostenible.

“Aunque haya una falta de visibilidad” en el marco jurídico, “el potencial de crecimiento es considerable”, agregó el analista, que defendió un enfoque pragmático respecto a esta sustancia.

Desde un punto de vista económico, “el cannabis es un producto de consumo como cualquier otro”, insistió.

“De momento, el mercado se concentra sobre todo en Estados Unidos y Canadá, pero incluso en Europa se está empezando a mover”, subrayó Nikolaas Faes, analista en Bryan Garnier.

“A nivel mundial, los montos siguen siendo débiles, pero esto está abocado a aumentar necesariamente”.

Según Bryan Garnier, el mercado mundial legalizado del cannabis podría alcanzar los 145 mil millones de dólares para 2028, frente a los 12 mil millones del año pasado.

Para Schroders, el mercado podría tocar los 130.000 millones de dólares en diez años.

Según Emmanuelle Auriol, profesora en la Toulouse School of Economics (TSE), el “tabú ha caído”. “Al principio, los inversores temían por su reputación. Hoy, la opinión pública ha cambiado”.

– “Mercados muy volátiles” –

Desde 2017, varios gigantes del alcohol también dieron el paso, como Constellation Brands, casa matriz de las cervezas Corona.

Invirtió 4 mil millones de dólares en una empresa canadiense especializada en la producción de cannabis, Canopy Growth.

Los cigarrillos también entraron en el baile.

El grupo Altria, fabricante de Marlboro, adquirió una parte de 1,900 millones de dólares en el grupo canadiense Cronos.

Imperial Brands, por su parte, invirtió en la empresa de biotecnología británica Oxford cannabinoid technologies (OCT).

“Pero el cannabis también interesa en el sector farmacéutico, o a multinacionales como Coca-Cola”, señaló Emmanuelle Auriol.

En Wall Street, el creciente interés por la industria de la marihuana provocó movimientos espectaculares en los últimos meses para los brotes verdes del sector.

Como Tilray o Canopy Growth, cuyos títulos se dispararon antes de caer fuertemente a principios de 2019.

“Nos encontramos en unos mercados muy jóvenes y, por ende, muy volátiles”, explicó Nikolaas Faes, de Bryan Garnier.

“Para los inversores, se trata de un sector con un riesgo más alto que la media”, a causa, principalmente, de las “incertidumbres” ligadas a los cambios jurídicos en varios países, añadió.

¿Debería temerse la formación de una “burbuja”? El mercado “tiene potencial para crecer rápidamente” pero su futuro dependerá en gran parte de las “orientaciones que tomen los dirigentes políticos”, concluyó Andrew Howard.

Considera necesario “llevar a cabo una selección” entre las empresas “mejor situadas” para adaptarse a los cambios y las que están “menos preparadas”.

Foto: Pixabay