*¿Te has preguntado que tan recomendable es beber agua natural antes, durante y después de entrenar?, aquí te damos toda la información

 

Sabemos que tomar agua natural durante el día ayuda al buen funcionamiento del organismo, además de ser un plus para tu salud.

No se diga de las personas que realizan actividad física, ya sea caminar, correr, entrenamiento de pesas, crossfit, funcional etc.

Cuando practicamos actividad física el cuerpo regula su temperatura a través del sudor, como una reacción de defensa.

De esta manera cuando el cuerpo se somete a un entrenamiento físico comienza a perder líquido, es decir a deshidratarse.

 

 

Síntomas de deshidratación

Los primeros síntomas de la deshidratación son el aumento de la temperatura corporal y la frecuencia cardíaca.

Si no atendemos este “llamado de alerta” que el cuerpo nos da, podemos llegar a sufrir cefaleas, disminución del rendimiento y hasta calambres.

Es por eso que hidratarte durante la actividad física te ayudará a prevenir estos síntomas, además de brindarte otros beneficios.

Antes, durante y después

Hidratarse minutos antes de la actividad física ayudará a que tu cuerpo se prepare de manera óptima para el esfuerzo físico que vas a realizar, algo así como guardar reservas.

Puedes beber un vaso o dos de agua natural mientras te diriges a tu lugar de entrenamiento, gimnasio, parque o al tiempo que preparas todo para iniciar tu workout desde casa.

 

 

Mantenerte hidratado durante el ejercicio te ayudará a recuperar energía y sobre todo evitarás los síntomas de la deshidratación que pueden presentarse durante varias horas luego de entrenar.

Si la actividad física que realizas es demasiado exigente y tiene una duración mayor a una hora, es recomendable que consumas una bebida deportiva (que contenga electrolitos).

Como referencia, durante el ejercicio físico puedes ingerir de 200 a 300 ml de líquido repartido en sorbos durante los periodos de tu entrenamiento.

 

 

De manera casi natural, la deshidratación y el esfuerzo del cuerpo luego de realizar actividad física te “exigirá” la ingesta de líquido.

Hidratarte después de la actividad física es una forma de ayudar a tu organismo a recuperarse más rápido del desgaste físico.

Además estarás preparando a tu cuerpo para el siguiente día de entrenamiento.

Así que ya lo sabes, hidratarse antes, durante y después de entrenar te ayudará a mejorar tu rendimiento y a prepararte para los mejores entrenamientos.

Por: Carla Peñafiel   Imagen: Especial 

Te puede interesar:
Dietas bajas en carbohidratos y carne pueden acortar la vida
Consumir leche de vaca te dará los siguientes beneficios