* Los padres del difunto se mostraron indignados luego de que el sacerdote utilizara el funeral de su hijo para juzgar el pecado del suicidio

 

Jeff y Linda Hullibarger, padres de Maison, un joven de 18 años que el pasado 4 de diciembre se quitó la vida, han denunciado al sacerdote de su parroquia por arruinar el funeral de su hijo.

El padre Don LaCuesta, titular de una parroquia en la comunidad de Temperance, Michigan, utilizó el funeral del joven para hacer una condena del suicidio.

Los padres del joven exigen a las autoridades eclesiásticas que el sacerdote sea relevado de su puesto.

La pareja contó a la prensa local que se había reunido con el religioso antes del funeral y que discutieron en detalle lo que diría en su homilía.

Señalaron que el padre tomó notas de su conversación y que dijo entender la petición de la familia.

“Queríamos que fuera una celebración de cómo vivió Maison y no de cómo murió”, señaló Linda Hullibarger.

No obstante, a la hora del funeral, LaCuesta pronunció su homilía ante cientos de dolientes y familiares, dando un sermón de lo aberrante que considera el suicidio.

“Fue su momento de decirle a todo el mundo lo que pensaba del suicidio, y no podíamos creer lo que estaba diciendo”, señalaron los afligidos padres.

La familia de Maison reveló que el sacerdote dijo a todos los presentes que el joven no tendría acceso al cielo por la manera en la que murió.

“Él estaba allá arriba condenando a nuestro hijo, casi llamándolo pecador. Se preguntaba si se arrepintió lo suficiente como para llegar al cielo. Dijo ‘suicidio’ más de seis veces”, señaló Jeff Hullibarger.

Doble trauma para la familia y amigos

El afligido padre recordó como dos jóvenes de la edad de su hijo salieron de la iglesia sollozando.

Al ver que las condenas de LaCuesta no paraban, el padre de Maison se acercó al religioso y le susurró “padre, por favor, pare”.

Sin embargo, la pareja asegura que el sacerdote siguió condenando a su hijo.

Tras la denuncia, la Archidiócesis de Detroit publicó un comunicado en donde admiten que fue

“una situación insoportable que se hizo aún más difícil, y lo sentimos”.

Las autoridades también admitieron que la familia del joven “no fue servida como debería haberlo sido”.

Finalmente señalaron que el padre Don LaCuesta “no predicará en los funerales en un futuro previsible, y sus homilías serán revisadas por un sacerdote mentor”.

 

Imagen: Pxhere

 

También te puede interesar:
¡Bien humilde! Sacerdote viste Gucci y Louis Vuitton
Mujer baña en ácido a Sacerdote dentro de confesionario