El cohete más potente del mundo, el Falcon Heavy de SpaceX, despegó con éxito con destino a una órbita cercana a Marte.

La NASA está especialmente interesada en este lanzamiento, pues podría considerar usar la nave para volver a la Luna.

A bordo, viaja el Tesla rojo del magnate Elon Musk con un maniquí que viste traje espacial, si el auto sobrevive, podría entrar en la órbita Marte-Tierra alrededor del Sol, en un viaje que podría durar miles de millones de años.

 

 

Con información de AFP.