Investigadores desarrollaron una tinta para tatuajes que reacciona de acuerdo con el nivel de azúcar en la sangre, con el objetivo de ayudar a los doctores y a los pacientes, a detectar las condiciones en las que se encuentra su diagnóstico. O a prevenirla.

Hace 48 años se pisó la luna por primera vez

La tinta que cambia de color se vuelve visible en la superficie de la piel, así se convierte en “una pantalla interactiva” que alerta a los diabéticos cuando el nivel de azúcar en su sangre es elevado.

Cuando el nivel de azúcar se eleva, la glucosa hace que la tinta cambie a una tonalidad más purpúrea de esta forma: