Sin internet en casa, Frank realiza una larga caminata hasta una plaza pública con acceso a wi-fi a 1 dólar la hora. Allí, le lleva 40 minutos subir su última producción a YouTube: “Hola a todos, esta es una nueva aventura por Cuba”.

Frank Camallerys, estudiante de comunicación, es uno de los 50 jóvenes que en La Habana se abren camino como ‘youtubers’, estrellas y gente que influye en la red social. Pero ganar seguidores no es fácil.

En la isla de régimen comunista aún no hay acceso a internet en los hogares. Y el monopolio estatal de telefonía trabaja para implementar este año el servicio en celulares.

“El hecho de crear un video y caminar dos o tres kilómetros para subirlo y esperar 40 minutos a que esté en la plataforma, permite valorar que esto es lo que me gusta”, dice a la AFP este joven de 19 años, del canal “Camallerys Vlogs”.

Allí cuenta cómo hacer para comer en la calle con 2 dólares o dónde pasear. Al principio, pedía 30 “Me Gusta” para hacer una segunda edición de algún tema. Hoy ya tiene más de 7.000 suscriptores. Pero no fue por Youtube que lo conocieron en Cuba.

“El Paquete”, internet a pie

Con limitada conexión a internet, el material en Youtube que la mayoría de ciudadanos del mundo revisa vía smartphone o con el wi-fi de su casa, a los cubanos les llega a pie. Desde hace una década existe “El Paquete”, un conjunto de contenidos digitales que se reparten de mano en mano, a través de una memoria flash USB.

Distribuidores los obtienen de la red convencional y luego van de casa en casa y, por el equivalente a un dólar, permiten descargar contenidos como novelas, el último partido del Barcelona, la final de la NBA, los programas de “The Voice” y videos de ‘youtubers’ famosos como el chileno “Hola, soy Germán”. Y se actualiza cada semana.

Por ahí llegan los ‘youtubers’ cubanos.

Así lo reconoce Emma López de 18 años, con su canal Emma Style. “La primera vez, mi video tuvo como tres vistas, hasta que comenzó a circular ‘El Paquete’ y eso me alzó, y así llegué al país entero”, confiesa. Luego, los cubanos los buscaron en Youtube en las plazas públicas.

Emma es una maquilladora que da consejos a chicas, adaptándose hábilmente a la realidad de muchos de sus seguidores: “Háganse idea que estoy vestida de morado” o “si no tienen brocha (para la sombra de ojos) usen sus dedos”.

“Normalmente cuando un ‘youtuber’ se inicia, espera tener el apoyo de su pueblo. Pero, de mis seguidores, un porcentaje mínimo está en Cuba. Los (‘youtubers’) que nos reunimos en La Habana quizá lleguemos a 50”, cuenta Pedro Veitía, de 24 años, con su canal de miscelánea “Pedrito el Paketero”.

Con información de AFP.

También te puede interesar:
Ser Youtuber, el sueño actual de los niños
Esto es lo que ganan los Youtubers por sus ‘graciosadas’