• El niño le presumió a su perrita que ya podía caminar.

Roman es un pequeñito que nació con una malformación congénita llamada espina bífida. Dicha condición ha hecho su vida un poco diferente a diferencia de otros niños pero lo ha convertido en un ejemplo de vida para muchas personas.

Para muestra, un video que se compartió a través de redes sociales muestra al niño muy feliz por lograr caminar completamente solo con ayuda de unas muletas.

La sonrisa y la vitalidad del pequeñito es contagiosa, especialmente cuando le presume su gran hazaña a la perrita de la famila.

“Mira, Maggie. Estoy caminando, Maggie”, le dice a la mascota.

Los padres del incansable Roman han dado difusión a los avances de su hijo a través de redes sociales. En Facebook, por ejemplo, incluso tienen una página en la que dan especial cobertura al “viaje” del carismático niño.

Es justo a través de las redes que cientos de personas se han enamorado de la actitud del menor ante la vida y ni cómo no sentir un nudo en la garganta al verlo esforzarse paso a paso con una radiante sonrisa.

Una de esas publicaciones detalla la ruta que Roman trazó cuando su papá lo sacó al jardín para que probara las muletas sobre el césped, con la sorpresa de que el pequeñito no necesitó ayuda alguna para ir y venir por todo el patio de la casa.

No cabe duda que Roman es un ejemplo de superación para muchas personas que ahora están al pendiente de cómo va progresando.

Vale la pena señalar que la espina bífida es una malformación de nacimiento en el que las vértebras no están formadas correctamente al momento del parto y dejan expuesta a la médula espinal.

Dicho padecimiento muchas veces sólo es visible una vez que el bebé nace y no se sabe con exactitud qué es lo que provoca este mal.

Imagen: Facebook/@Defying Odds: Roman’s Journey

También te puede interesar:

Chamán mantuvo secuestrada a adolescente durante 15 años

Piden disculpa por esterilizar a más de 200 mujeres entre 1968 y 1974