Los cinco candidatos a las presidenciales de México protagonizaron el domingo su primer debate con los dardos apuntando al favorito en las encuestas, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y la violencia y la corrupción en el centro de la discusión.

López Obrador, que por tercera vez es candidato, fue señalado unánimemente por una polémica propuesta lanzada meses atrás de ofrecer amnistía a los criminales en aras de alcanzar la paz en México, que registra niveles récord de violencia.

“Plantear el perdón a los criminales es una locura que generaría enorme violencia en el país”, dijo Ricardo Anaya, candidato por un frente entre su conservador Acción Nacional y los izquierdistas del Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano.

José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), acusó a López Obrador de que por su “ambición de poder” se ha convertido en “títere de los criminales”.

El izquierdista, que en sus mitines o ante la prensa suele tener un discurso confrontativo, respondió tranquilo, aunque evadió algunas alusiones personales.

“La amnistía no significa impunidad (…) vamos a convocar a expertos para elaborar un plan y definir cómo se va a llevar a cabo una amnistía. ¡Estoy invitando hasta al papa Francisco!”, dijo el izquierdista.

AMLO señaló al escaso crecimiento económico del país como una de las causas de la multiplicación de bandas delictivas, a lo que Margarita Zavala, candidata independiente le reprochó: “No criminalice a la pobreza (…) Los criminales están llenos de dinero”.

Para combatir la criminalidad, Jaime Rodríguez Calderón, conocido como “El Bronco” y que va como independiente, lanzó una polémica propuesta que dio materia para memes en redes sociales.

“Al que robe hay que ‘mocharle’ la mano”. Sorprendida, la moderadora pidió precisar: “¿Cortarle la mano a los delincuentes”. El independiente soltó tranquilamente: “Sí, eso es”.

En el renglón de la corrupción, Meade fue cuestionado duramente por sus contendientes al ser el candidato del oficialista PRI, señalado de corrupto por décadas, lo que sumado a la violencia han convertido al presidente Enrique Peña Nieto en uno de los más impopulares de México.

“El PRI por primera vez en su historia escogió a un ciudadano honesto”, dijo en su defensa Meade, quien jamás ha militado en partido político alguno, aunque evadió responder a preguntas concretas sobre los casos de corrupción en el actual gobierno, en el que encabezó tres carteras.

Con información de AFP.

También te puede interesar:

“Ella lo hizo muy bien” en el debate, dice Calderón

Meade espera estar mejor posicionado tras el debate